Policía local de Fuenlabrada traslada a fiscalía la expulsión de dos gays de un centro comercial por besarse

Publicado 04/05/2017 13:50:35CET

FUENLABRADA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La Policía local de Fuenlabrada ha remitido al fiscal contra delitos de odio el expediente abierto tras la denuncia presentada por dos jóvenes vecinos el pasado día 4 de abril por haber sido expulsados del centro comercial 'Plaza Estación' de la localidad por besarse en varias ocasiones, según ha informado el presidente de la asociación Fuenla Entiende, Carlos Vadillo.

Fuentes municipales han confirmado, además, que Policía --según avanza este jueves el diario El País-- ha remitido el expediente a la Comunidad de Madrid para comprobar si se ha producido una infracción a la Ley de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual.

Los hechos se remontan al día 4 de abril, cuando los dos jóvenes paseaban por la zona de locales comerciales agarrados de la mano y besándose. Según Vadillo, un vigilante de seguridad se les acercó para recriminarles su actitud y, tras seguirles durante un tiempo, finalmente terminó echándoles del centro.

"Es una agresión homofóbica con el agravante de que se les expulsa porque son gays", ha declarado, tras asegurar que, según los miembros de seguridad, en el centro comercial hay unos "códigos para identificar y tener controladas a las parejas homosexuales".

Tras el incidente, los dos jóvenes contactaron con el Observatorio Madrileño contra la Homofobia, que les derivó al colectivo LGTBi Fuenla Entiende. El día 6 interpusieron denuncia.

EXPEDIENTE ABIERTO

El Ayuntamiento ha explicado que Policía local abrió un expediente "activando los protocolos para estos casos". Así, citó a declarar al vigilante implicado y, tras ello, remitió el expediente a fiscalía y a la Comunidad de Madrid.

Las mismas fuentes precisaron que se trata de una actuación que se enmarca en la "sensibilización de la Administración local contra los delitos de odio".

Entretanto, uno de los miembros de la empresa de seguridad Ariete, que funciona en el centro, ha desmentido los extremos de la denuncia.

En este sentido, ha manifestado que, aquel día, uno de los auxiliares se limitó a llamar la atención a dos jóvenes que se estaban besando de manera visible en el interior del centro, lo que constituiría una "conducta incívica" según las normas que se aplican en el complejo comercial, "independientemente de que fueran gays o heterosexuales", ha precisado.

"Las normas nos dicen que no pueden haber gente magreándose porque hay niños pequeños", ha precisado.

Según el relato que hace de los hechos, los dos jóvenes comenzaron a recriminar al auxiliar de seguridad que les echase en cara su actitud, y comenzaron a faltarle el "respeto" e incluso a insultarle. "Cuando hubo esa falta de respeto se les invitó a abandonar el centro --ha precisado--, pero nunca con la fuerza".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies