Audi recorta un 53% su beneficio anual por el impacto de las provisiones del diésel

Rupert Stadler
AUDI
Publicado 15/03/2017 11:31:56CET

INGOLSTADT (ALEMANIA), 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La marca automovilística alemana Audi, del grupo Volkswagen, registró un beneficio neto atribuido de 1.985 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que se traduce en una reducción del 52,7% en comparación con los 4.204 millones de euros contabilizados durante el año anterior, según datos publicados por la empresa.

Durante la conferencia anual de resultados, el presidente de la compañía, Rupert Stadler, afirmó que este significativo descenso de su resultado neto anual se explica por el impacto derivado de efectos extraordinarios de 1.800 millones de euros, en relación con las provisiones por el caso del diésel y por la campaña de revisión por el problema del airbag de Takata.

"2016 fue un año complicado para la nuestra compañía, pero lo completamos con unos beneficios robustos de nuestro negocio clave y establecimos el camino para el futuro", aseguró el directivo, al tiempo que el director financiero de la corporación, Axel Strotbek, indicó que antes de los extraordinarios los resultados económicos muestran una gran calidad.

Así, señaló que la corporación logró un margen operativo del 8,2%, que se encuentra en el margen previsto por la firma de los cuatro aros de entre el 8% y el 10%, a pesar de la complicada situación experimentada y de las elevadas inversiones realizadas por la multinacional con sede en Ingolstadt.

Los resultados anuales de Audi recibieron un impacto de 1.632 millones de euros derivado de las provisiones económicas por el caso del software de los vehículos con motor TDI de 3.0 litros en Estados Unidos, en comparación con los 228 millones de euros destinados a este partida en 2015. Asimismo, la marca también reservó 162 millones de euros (70 millones de euros en 2015) por el problema de los airbags de Takata.

A pesar de estos efectos extraordinarios, la firma automovilística contabilizó un beneficio operativo correspondiente a 2016 de 3.052 millones de euros, lo que representa una disminución del 36,8% si se compara con los 4.836 millones de euros registrados en el año precedente, mientras que sin contar con estos efectos, el resultado hubiera sido de 4.846 millones de euros (5.134 millones de euros en 2015).

La cifra de negocio de la corporación alemana al término del año pasado se situó en 59.317 millones de euros, lo que, a pesar del efecto negativo del tipo de cambio, se traduce en una progresión del 1,5% en comparación con los 58.420 millones de euros contabilizados durante el año precedente.

Al cierre de 2016, la multinacional teutona comercializó un total de 1,86 millones de vehículos en todo el mundo, con una subida del 3,6%, mientras que su beneficio antes de impuestos fue de 3.047 millones de euros, un 42,3% menos.

Audi realizó inversiones de capital por importe de 3.400 millones de euros en 2016, un 2,8% menos, y logró un flujo de caja neto positivo de 2.100 millones de euros, un 31,2% más. Además, la liquidez neta de la compañía al término del año pasado fue de 17.200 millones de euros, un 4,8% menos que en 2015.

Para el año que acaba de comenzar, la corporación automovilística prevé experimentar un "ligero" crecimiento en sus volúmenes de ventas y también de facturación, con un margen operativo de entre el 8% y el 10% y con un retorno de la inversión de entre el 15% y el 18%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies