Colegio de Enfermería de Murcia pide una orden que regule la obligatoriedad de los dispositivos de bioseguridad

Hospital cirujanos operación quirófano
EP/JUNTADEANDALUCIA
Actualizado 24/08/2010 14:48:48 CET

Defienden que su profesión está expuesta a enfermedades de transmisión sanguínea a causa de pinchazos accidentales

MURCIA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Enfermería de Murcia ha reclamado que la Región "se sume a las cinco comunidades españolas donde ya es obligatorio el uso de dispositivos de bioseguridad", como son Navarra, Castilla-La Mancha, Madrid, Galicia y Baleares, que ya cuentan con una orden.

En concreto, según fuentes del Colegio, "este material de seguridad se compone de jeringuillas y lancetas, cuyas agujas quedan inhabilitadas una vez que se han utilizado".

Al hilo, los enfermeros murcianos han puesto de manifiesto el "riesgo" al que se exponen en su trabajo diario, puesto que, han advertido, "cada vez son más frecuentes los pinchazos accidentales con material sanitario susceptible de estar contaminado por alguna enfermedad de transmisión sanguínea".

De hecho, en España "se declaran una media anual de 30.000 accidentes percutáneos (pinchazos accidentales) que conllevan riesgo de transmisión de infecciones vía hemática".

Sin embargo, apuntan las fuentes, "la infradeclaración de estas exposiciones está estimada en un 60 por ciento, por lo que los accidentes reales ascenderían a muchos más casos".

A tenor de estos datos, el presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Murcia, Diego Gutiérrez Gambín, ha recordado que, de entre todos los accidentes registrados, "la enfermería declara el 46,3 por ciento de los accidentes percutáneos".

Tras lo que ha recalcado que "de cada 100 exposiciones accidentales declaradas de profesionales sanitarios, 1 de cada 10 se expone al contagio con el virus de la hepatitis C, 1 de cada 20 se expone al contagio con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) con el riesgo de contraer el sida, y 1 de cada 50 se expone al contagio con el virus de la hepatitis B".

Una situación, ha puntualizado, que "se ve agravada, además, porque el estrés ocasionado por factores laborales también incrementa las posibilidades de accidentes por inoculaciones".

Asimismo, los lugares más frecuentes donde se producen los pinchazos accidentes son, principalmente, la habitación del paciente (34,7 por ciento), quirófanos y salas de parto (22,9 por ciento) y Urgencias (11 por ciento).

Por ello, Gutiérrez ha enfatizado que "la aplicación con carácter general de las medidas preventivas para evitar este tipo de accidentes supondría la reducción de los riesgos en un 85 por ciento, y un ahorro para el sistema sanitario en torno al 73 por ciento frente a los costes derivados de los pinchazos sufridos de forma accidental por el personal sanitario".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies