Adolfo Suárez Illana sobre el cambio de nombre de calles: "La ley de la memoria histórica me parece aberrante"

Adolgo Suárez Illana pronuncia una charla en la UCV
EUROPA PRESS
Publicado 11/07/2017 14:31:21CET

Critica el empeño de Podemos en "desacreditar" la Transición para "meter en la Constitución sus pequeñeces"

VALENCIA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El abogado Adolfo Suárez Illana ha apuntado este martes, respecto al cambio de nombre de calles franquistas, que la Ley de memoria histórica la parece "aberrante" en los términos en que está escrita porque "lo único que pretende es remarcar que hay alguien que tiene una superioridad moral para reclamar determinadas cosas". "Yo me niego a aceptar eso", ha subrayado.

Suárez Illana se ha pronunciado de esta manera, tras impartir una conferencia con el título 'El éxito de la Transición' en los cursos de verano de la UCV, respecto al cambio de denominación de medio centenar de calles aprobado por el Ayuntamiento de València en aplicación de la ley de Memoria histórica.

En ese sentido, ha apuntado que "unos creíamos que el 15 de junio de 1977 se había terminado la guerra civil, pero hay quienes no están contentos con esto y nos la quiere seguir echando en la cara".

Para Suárez Illana, en estos momentos España está viviendo una "embate a nuestros valores y esencia" desde varios puntos de vista: "un nacionalismo excluyente, desde el ámbito cultural en la negación de la misma naturaleza de España y otro también por intereses de esa izquierda radical empeñada en no traer a la mesa la memoria histórica como instrumento de reconciliación sino como instrumento de desunión" porque es "en la violencia donde ellos están a gusto".

Así, ha cuestionado que la memoria histórica "tenga que suponer quitarle la calle a un general franquista y mantenérsela a un general del ejército rojo como se denominaba en aquel momento".

Además, ha argumentado que en España, antes de aprobarse la Ley de memoria histórica, "no existía nadie que no pudiera reclamar ante los Tribunales bienes y personas" y de hecho ha recordado que la ley "devolvió patrimonio a los sindicatos, el honor a los militares y pagó dinero a quien fue injustamente tratado". Del mismo modo, ha afirmado que "hay leyes absolutamente a disposición de cualquiera para exigir la exhumación de cualquier cadáver que se pueda encontrar en algún sitio".

Suárez Illana ha argumentado que ahora "se intenta hacer aparecer la II República como un remanso de paz y de igualdad que vino a destruir un bárbaro llamado Franco con unas hordas militares". Así, ha apuntado que "si nos abocamos al desconocimiento de la historia efectivamente qué canalla era Franco".

No obstante, ha señalado que "la cosas no son tan claras" porque "todos sabemos que la II República española fue un caso preñado de muerte desde el principio hasta el final, un desastre" y así se ha referido a cómo el jefe de la oposición José Calvo Sotelo fue "sacado por la policía y le pegaron un tiro". "Tremenda la seguridad, tremenda la defensa de los derechos", ha cuestionado

En esta línea, ha esgrimido que la sublevación de Franco no fue algo que surgió del "maligno frente a un universo de paz y armonía" sino que fue "consecuencia de la incapacidad del Estado para garantizar los derechos civiles, para garantizar la convivencia en paz y en libertad". "Y cuando a tí te están matando --ha proseguido-- al final te acabas defendiendo".

Así, ha aclarado que no justifica "en ningún caso la violencia ni los horrores", pero llega "un momento en el que cuando te matan no pueden exigir paz a cambio".

DIFICULTAR EL GOBIERNO

Por otra parte, ha criticado "las moradas intenciones" que se empeñan en "desacreditar" la Transición española en su conjunto e intentan "meter en la Constitución sus pequeñeces". "Cuanto más concreta sea una Constitución y más elementos propios míos tenga más difícil te voy a hacer a tí gobernar cuando te llegue tu turno porque estarás atado", ha constatado.

Por contra, ha destacado que la Constitución del 78 ha sido "la única" en la historia de España que ha permitido "40 años de paz y prosperidad seguidos" y que se consiguió aprobar buscando "todos un mínimo con el que sentirse cómodos".

Por ello, ha advertido de que la Constitución, al ser "una atadura", no puede ser "ni tan amplia que permita que cada uno haga lo que le dé la gana ni tan estrecha que no permita a los distintos gobernarnos a todos y una alternancia normal y democrática".

Suárez Illana ha considerado "una estupidez abandonar el edifico que tenemos para empezar de cero" porque aunque "hay que reformar mil cosas, hay que reformar con la vista puesta en el por qué y en el para qué y respetando las reglas básicas del juego".

Así, ha apuntado que Podemos defiende "teorías tan antiguas como el comunismo más absoluto". De este modo, ha criticado que "disfrazados de otra cosa vengan estos comunistas de hoy en día a enmendar la plana a los comunistas que no se avergonzaban de llamarse comunista da un poco de risa, luego no me río porque es muy serio pero de entrada da un poco de risa".

Al respecto, ha reivindicado que el espíritu de la Transición "no es un perdón o un abrazo fundamentado en el olvido, en el desprecio al vencido" sino que "ese perdón se lo dan quienes mataron y quienes murieron en el recuerdo vivo de lo que hicieron porque no querían ni volver a matar ni volver a morir". "No os permitíais que os mientan", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies