ERC e ICV-EUiA rechazan importar el sistema electoral alemán, como defienden CiU y PSC

Actualizado 25/11/2009 17:21:39 CET

BARCELONA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las portavoces de ERC e ICV-EUiA en el Parlament, Anna Simó y Dolors Camats, expresaron hoy su rechazo a que la Ley Electoral Catalana, cuya ponencia empezó la semana pasada, se base exclusivamente en un modelo similar al vigente en Alemania. Un sistema que, precisamente, es el que genera más adhesiones entre los dos partidos mayoritarios: CiU y su socio en el Govern, el PSC.

En rueda de prensa desde el Parlament, Simó indicó que en Alemania se están replanteando su sistema electoral, por ser de difícil comprensión para muchos electores. Además, dijo que es contraproducente que se importe sin más este modelo, ya que "Catalunya por bien o por mal no es Alemania".

Desde ICV-EUiA, su portavoz, Dolors Camats, anunció que los ecosocialistas presentarán en breve su propuesta de Ley electoral, e indicó que el modelo alemán no garantiza tampoco la proporcionalidad que, junto con la representación del territorio, son los dos criterios que, según el Estatut, debe cumplir la futura norma.

"No creemos a ciegas en ningún modelo, tampoco el alemán, aunque tiene elementos positivos", apreció Camats, quien indicó que Catalunya debe abogar por un modelo propio, y que cumpla con las bases que establece el Estatut. Dijo, además, que aplicar directamente el modelo germánico en Catalunya no sería positivo, ya que en Alemania la distribución demográfica de la población es más homogénea.

Desde el PSC, su portavoz parlamentario adjunto, Joan Ferran, indicó que para los socialistas el modelo alemán es una buena base, aunque aseguró que su formación tiene claro que será necesario el diálogo para alcanzar una ley que guste a todos. Ferran reconoció que "hay partidos en los que el modelo alemán no interesa" y reiteró que para el PSC es un buen punto de partida.

Simó consideró hoy que aprobar la Ley electoral es una de las obligaciones que tienen los diputados, e indicó que ERC aboga por reemplazar las cuatro circunscripciones electorales existentes --las cuatro provincias-- por unas divisiones más pequeñas.

Aseguró que los republicanos se oponen a que Catalunya sea una circunscripción única y haya un sistema puramente proporcional. También dijo que abogar por distritos electorales de pequeño tamaño, como ciudades, distritos o comarcas, sería antiestatutario porque entonces el modelo resultante no sería proporcional.

Simó dijo que los republicanos son conscientes de que en Catalunya, el 75% de su población vive en la ciudad de Barcelona y su conurbación metropolitana, aunque se mostró partidaria de garantizar un mínimo de escaños para todas las circunscripciones, para que las zonas menos pobladas tengan siempre representación.

La portavoz también explicó que los republicanos hacen suyas algunas de las conclusiones del grupo de expertos que, a instancias de la Generalitat, elaboró una propuesta: listas desbloqueadas, apostar por el voto electrónico y la creación de una Sindicatura Electoral propia para Catalunya.

ERC también desea que los diez primeros puestos de las listas sean ocupados la mitad por hombres, y la otra por mujeres, en la modalidad de cremallera. Abogan por una reducción del gasto electoral, por lo que defienden que en un único envío postal, los votantes reciban toda la propaganda electoral, lo que supondría un ahorro de 2,8 millones de euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies