La Justicia tendrá que devolver a la Infanta Cristina al menos 322.325 euros tras la sentencia de Nóos

 

La Justicia tendrá que devolver a la Infanta Cristina al menos 322.325 euros tras la sentencia de Nóos

INFANTA CRISTINA Y URDANGARIN
INFANTA CRISTINA Y URDANGARÍN/REUTERS
Actualizado 17/02/2017 16:02:22 CET

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Urdangarín condenado a 6 años y 3 meses de cárcel, y la Infanta Cristina absuelta

Los condenados tendrán que devolver sólo dos tercios del dinero

SIGUE EN DIRECTO LA SENTENCIA POR EL CASO NÓOS

La Justicia tendrá que devolver a la Infanta Cristina al menos 322.225 euros después de que el tribunal que la juzgó junto a su marido, Iñaki Urdangarin, la haya declarado partícipe a título lucrativo por una cantidad total de 265.088 euros.

La defensa de la Infanta depositó en diciembre de 2014 587.413 euros que le reclamaba entonces la Fiscalía Anticorrupción al considerar que la entonces Duquesa de Palma se habría lucrado de los fondos supuestamente defraudados por su marido.

Esta cantidad podría incrementarse debido a que el fallo de la sentencia del caso Noos, que la absuelve como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales cometidos por su esposo, especifica que debe hacer frente a la responsabilidad civil "de forma solidaria con su esposo".

Iñaki Urdangarin, por su parte, ha sido condenado a seis años y 3 meses de cárcel y multa de 512.553 euros. La sentencia dada a conocer este viernes, casi ocho meses desde que el juicio quedó visto para sentencia el pasado 22 de junio, depura las responsabilidades atribuidas a un total de 17 acusados por el desvío de más de seis millones de euros públicos a través del Instituto Nóos.

Según detalla la resolución, la contratación por parte de la empresa que compartía Urdangarin con su socio Diego Torres se llevó a cabo "prescindiendo de la tramitación legal que era aplicable". Agrega que el esposo de la Infanta se valió de su "íntima relación de amistad" con personas bien posicionadas institucionalmente.

Tanto Torres como Urdangarin tributaron a través del Impuesto de Sociedades lo que en realidad eran rendimientos de su actividad profesional que tendrían que haber declarado como IRPF y aplicaron deducciones a las que no tenían derecho.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies