Incautados casi 5.000 kilos de alimentos que no cumplían con la normativa y que se iban a vender en Sanfermines

Publicado 12/07/2018 12:02:04CET

PAMPLONA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Navarra se ha incautado en fechas recientes de casi 5.000 kilogramos de alimentos que no cumplían con la normativa vigente y que presuntamente estaban destinados para su venta en Sanfermines. Las intervenciones se han realizado en una nave industrial en la comarca de Pamplona y en un control en la comarca de Lesaka.

Con motivo del dispositivo especial previsto para la prevención de de actividades ilícitas durante las fiestas, la Sección Fiscal de Beriáin de la Guardia Civil, en colaboración con el departamento de Salud del Gobierno de Navarra, ha sacado del mercado estos alimentos, que incumplían la regulación española en cuanto a etiquetado, evitando así un posible riesgo para el consumidor final, al no cumplir el lote con las garantías establecidas, según ha informado la Guardia Civil en una nota.

El pasado 2 de julio se realizó una intervención en una nave industrial de la comarca de Pamplona. La empresa registrada se dedica a la importación de mercancías a territorio nacional, para después distribuirlos a comercios de venta al por menor.

Entre los alimentos incautados, se cuentan 1.538 litros de aceite de oliva, 2.130 kilos de dátiles, 640 kilos de cuscús, 34 litros de agua con aroma de rosa y 192 litros de refresco de fresa.

INCAUTACIÓN EN LA COMARCA DE LESAKA

En otra actuación, esta vez llevada a cabo por componentes del puesto de la Guardia Civil de Alsasua en la comarca de Lesaka, durante la realización de un punto de verificación, se localizaron en dos vehículos gran cantidad de alimentos en mal estado de conservación, cuyo destino también era presuntamente la venta durante las fiestas de San Fermín.

Para la certificación del mal estado de los productos, la Guardia Civil contó con la colaboración del departamento de Salud del Gobierno de Navarra.

En uno de los vehículos se hallaron casi 300 kilos de comida (chistorras, chorizos, lomos de cerdo, jamón serrano, jamón york, bacon, carne de kebap, quesos, cuajadas, pechugas de pavo, morcillas y diversas salsas para condimentar) con un valor de mercado en torno a los 2.000 euros. En el segundo vehículo se transportaban 150 pollos con un peso aproximado de 300 kilos.

Por lo anterior, la Guardia Civil ha realizado acta de aprehensión y destrucción de los alimentos intervenidos y han sido denunciados ambos conductores por incumplimiento de la ley 17/2011 de seguridad alimentaria y nutrición.