El Seprona investiga a 104 personas en una operación en 80 países por delitos de tráfico ilegal de flora y fauna

Marfil incautado en la operación 'Thunderstorm' del Seprona
SEPRONA/ GUARDIA CIVIL
Publicado 20/06/2018 12:08:46CET

   MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha detenido e investiga a 104 personas por tenencia y tráfico de especies protegidas de flora y fauna en el marco de la operación 'Thunderstorm' en la que han participado 80 países de todo el mundo en la lucha contra el tráfico ilegal.

   En el marco de la operación se han intervenido en un total de 13.146 inspecciones y se han intervenido más de 4.000 especimenes de gran valor ecológico como primates, aves exóticas y rapaces, serpientes, tortugas y otros reptiles, más de cien piezas de marfil, leones naturalizados, pieles de guepardo y cebra.

   Los envíos de estas piezas se enviaban a través de paquetería, equipajes, comercio ilegal en Internet, contenedores de mercancías, establecimientos de venta de animales, anticuarios, cotos de caza o espacios naturales.

   En el marco de la operación se ha formulado denuncias por incumplir el Convenio CITES y de otras normas sobre protección de especies. En total se ha aprehendido cuatro primates (monos tití, macacos de Berbería, talapoin), 66 aves exóticas (tucanes, kakarikis, loros, faisanes), 67 reptiles (tortugas marinas y terrestres, cocodrilos, camaleones, serpientes), especies marinas como tiburones y rayas y alevines de anguila.

   Además, se han intervenido partes o derivados de diferentes especies como 115 tallas de marfil de elefante africano, 5 colmillos de elefante y un gran número de trofeos de caza que incluyen felinos naturalizados (dos leones y un leopardo), patas de elefante, pieles, etcétera.

   En la operación ha participado efectivos del SEPRONA y la Policía Judicial del País Vasco, con el apoyo de unidades del Servicio fiscal y del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil que han apoyado en las tareas de identificación de especies, empleando para ello novedosas técnicas de análisis de ADN. En esta operación se ha contado con la colaboración de las Autoridades nacionales Administrativa y Científica CITES.

   Interpol advierte de que el delito contra el medio ambiente es uno de los que mayor crecimiento ha experimentado a nivel internacional, sobre todo por el amplio beneficio económico que obtienen las redes criminales especializadas que operan en este ámbito.

   Los delitos medioambientales, de acuerdo con informes de Naciones Unidas e Interpol, son el cuarto negocio ilegal más lucrativo en el mundo, por detrás del tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas. Se estima que genera unas ganancias de entre 91.000 y 258.000 millones de dólares al año, un ritmo del 5 al 7 por ciento anual.

   Los detenidos e investigados en esta operación se enfrentan a penas de prisión de 6 meses a 5 años y a multas de hasta el 350 por ciento del valor comercial de la especie.

   El tráfico de especies constituye un problema que ha generado gran preocupación a nivel nacional e internacional de modo que el delito medioambiental constituye una prioridad en la UE en el marco de la lucha contra la delincuencia organizada y grave (2018-2021). Así se ha establecido en 2016 un Plan de Acción de la UE contra el Tráfico de Especies y un Plan Español contra el Tráfico de Especies y el Furtivismo Internacional (2018).

   El SEPRONA señala que España es un lugar de tránsito o destino de numerosos tráficos ilegales de especies de flora y fauna desde África y América Central y del Sur dirigidas al mercado interior, al resto de Europa y al continente asiático.

   Igualmente, advierte de que el problema no solo afecta a otros países sino que el propio patrimonio natural español, que resulta afectado de forma irreparable por el expolio de individuos y huevos de aves rapaces para su exportación, la captura de miles de tortugas, camaleones y aves o la pesca de toneladas de alevines de anguila de origen nacional, que se exportan de manera ilegal hacia China.

Contador