ACNUR insta a los países del sureste asiático a abrir sus fronteras a los inmigrantes birmanos

Actualizado 14/11/2012 9:02:40 CET

NUEVA YORK, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha instado este martes a los gobiernos del sureste asiático a abrir sus fronteras a los miles de birmanos que han comenzado a salir del país con el inicio de la temporada de navegación.

La portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, ha expresado su "gran preocupación" por la situación humanitaria en Birmania, donde miles de personas han abandonado el país en los últimos meses huyendo de los enfrentamientos entre musulmanes y budistas en el estado de Rakhine (noroeste), una cifra que ha aumentado tras el terremoto de la semana pasada.

A ello hay que sumar, según ha explicado la portavoz de ACNUR, que anualmente unos 8.000 birmanos abandonan el país durante la temporada de navegación, que va desde octubre hasta marzo, por razones tanto políticas como económicas.

Fleming ha recordado que, de momento, ya han naufragado dos embarcaciones procedentes del país asiático, en las que iban a bordo unas 240 personas, de las cuales habrían muerto unas 40, de acuerdo con los balances ofrecidos por la prensa internacional.

La portavoz de ACNUR ha advertido que la tragedia podría repetirse porque "hemos sabido que algunos países están evitando que las embarcaciones birmanas lleguen a sus costas", por lo que les ha urgido a "asumir su obligación de dar ayuda humanitaria".

"Hacemos un llamamiento a los países de la región a que hagan un esfuerzo para repartir la carga de esta creciente emergencia humanitaria", ha dicho, subrayando que Naciones Unidas les ayudará a atender a los inmigrantes birmanos.

Además, Fleming ha instado a las autoridades birmanas a "tomar medidas urgentes para solucionar algunos de los factores que están empujando a la gente al mar". En concreto, ha señalado el problema de la violencia religiosa en Rakhine.

El Programa Mundial de Alimentos ha dado asistencia humanitaria a más de 27.000 personas del estado noroccidental. En los próximos meses prevé destinar 11 millones de dólares (8,6 millones de euros) a los 111.000 desplazados por el conflicto sectario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies