Una concentración recuerda en Santiago al adolescente transexual de Ondarroa y pide proteger los derechos del colectivo

Actualizado 17/02/2018 20:26:22 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un concentración ha recordado este sábado en la Praza 8 de Marzo de Santiago de Compostela a Ekai Lersundi, el adolescente de 16 años en espera de tratamiento hormonal que se suicidó en Ondarroa y ha pedido proteger los derechos del colectivo.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta de la Asociación de Familias Menores Trans (Arelas), Cristina Palacios, ha considerado que casos como el de este joven deben dejar de ser llamados "suicidios" para ser denominados "asesinatos sociales".

Y es que, según ha denunciado, las administraciones los "empujan" a que "tomen una decisión" porque "se les niegan todos sus derechos". "No se les permite tener una identidad, no se les permite acceder a los tratamientos médicos", ha censurado para lamentar que "son luchas que van perdiendo" y "van llevando a un pozo sin salida".

En este punto, ha recordado que varias personas de su asociación están a la "espera" de recibir sus tratamientos hormonales y ha exigido que estos sean dispensados "cuanto antes". "Cada nuevo adolescente es una lucha con el hospital que le toque para que le den su tratamiento, ponen muchísimas pegas y no dejan de marear la perdiz", ha manifestado.

Por ello, ha vuelto a reivindicar la necesidad de que el Parlamento de Galicia aprueba una ley gallega sobre identidad de género que permita al colectivo transexual tener "un documento legal" al que "agarrarse".

Cristina Palacios ha explicado que, aunque en Galicia se dieron "avances" con la aprobación del Protocolo educativo sobre identidad de género, que facilitó la vida de los menores en los colegios, "no es así en el ámbito de la sanidad o en la parte legal". "Con cada cambio de sexo estamos a la lotería del juez o del fiscal que nos toque", ha lamentado.