Air New Zealand obligada a cancelar vuelos por un fallo en los motores Rolls-Royce de sus aviones 787-9

Contador
Avión de Air New Zealand
AIR NEW ZEALAND
Publicado 07/12/2017 17:11:42CET

NUEVA ZELANDA, 7 Dic. (Reuters/EP) -

Air New Zealand se ha visto obligada a cancelar o retrasar algunos vuelos en las próximas semanas debido a problemas inesperados con los motores Rolls-Royce de sus aeronaves 787-9 del fabricante estadounidense Boeing, según informó la aerolínea en un comunicado.

"Algunos de los motores Rolls-Royce Trent 1000 en la flota Boeing 787-9 de la aerolínea requieren mantenimiento antes de lo indicado", ha indicado la compañía aérea, que se ha convertido en la última aerolínea en sufrir problemas con los motores Rolls-Royce Trent 1000.

Rolls-Royce no tiene motores de reemplazo disponibles mientras se lleva a cabo este trabajo de mantenimiento, "lo que significa que algunos cambios en el cronograma son inevitables", señaló Air New Zealand, que se centrará en encontrar aviones de repuesto durante el periodo de revisión de los motores.

La Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte de Nueva Zelanda dijo que estaba investigando dos eventos relacionados con "anormalidades del motor" en aviones de Air New Zealand esta semana.

Por su parte, Rolls-Royce aseguró que estaba trabajando con Air New Zealand y otras aerolíneas para minimizar las interrupciones y restaurar las operaciones de vuelo lo antes posible.

OTRAS AEROLÍNEAS AFECTADAS.

Air New Zealand no ha sido la primera aerolínea en detectar problemas con los motores de los aviones del modelo 787 de Boeing.

Los tiempos de vida más cortos de los motores están creando una escasez de suministro en la industria que también están afectando a British Airways y Virgin Atlantic.

En el caso de Virgin Atlantic, la aerolínea dijo que planeaba alquilar hasta cuatro aviones A330-200 durante al menos doce meses a partir de marzo de 2018 para mantener a los pasajeros en vuelo mientras estacionaba algunos Boeing 787, a la luz de la escasez de motores.

Rolls-Royce dijo a sus inversores en agosto que de 400 a 500 motores Trent 1000 se vieron afectados por problemas con el desgaste de los componentes antes de lo esperado, de acuerdo con una transcripción de conferencia telefónica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies