La alcaldesa de Jerez anuncia "batalla" contra el cierre de Vicasa, que "sería un fraude"

Actualizado 07/09/2009 16:53:26 CET

JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Jerez de la Frontera (Cádiz), Pilar Sánchez (PSOE), anunció hoy que dará "batalla" contra el cierre de Vicasa, medida que calificó de "fraude a los esfuerzos de los trabajadores y el Ayuntamiento, al tiempo que pidió a la empresa "que cumpla el convenio" y reclamó el "máximo consenso a los partidos para hacer un frente común".

En rueda de prensa, Sánchez reiteró su posición en contra del cierre de Vicasa y de "estar al lado de los trabajadores en defensa de sus puestos de trabajo y por el interés general de la ciudad". Así, aseguró que no se quedarán de "brazos cruzados" y que darán "batalla con todos los instrumentos a nuestro alcance y con todas sus consecuencias".

La alcaldesa jerezana volvió a exigir a Vicasa-Saint Gobain que "cumpla, en todos sus extremos, sus compromisos con Jerez y mantenga la actividad industrial y la plantilla de trabajadores". En este sentido, añadió que "en contra de lo que sostienen determinados portavoces políticos, el convenio urbanístico con Vicasa-Saint Gobain quedará sin efecto de manera fulminante si se produce el cierre patronal".

Sánchez explicó que el convenio establece "clarísimamente" en hasta cinco apartados distintos, que los desarrollos urbanísticos del suelo de la Fábrica de Botellas están "supeditados y condicionados al mantenimiento de la actividad industrial en otro emplazamiento y, por consiguiente, a la continuidad del empleo". Esto, según la alcaldesa jerezana, quiere decir que "o todo o nada, o hay nueva fábrica o no hay desarrollos urbanísticos". Asimismo, añadió que "quien sostenga lo contrario o quien pretenda hacer creer que el anunciado cierre es consecuencia de este convenio, miente" y afirmó que "el convenio sigue siendo nuestro principal instrumento de presión para que Vicasa rectifique y no materialice el cierre".

A juicio de Pilar Sánchez, "defender, como ya ha dicho alguien, que se vuelva a recalificar el suelo para devolverlo a su figura anterior significaría asumir el cierre como inevitable y tirar la toalla" y aseguró que "ni el Ayuntamiento ni los trabajadores estamos dispuestos a tirar la toalla, sino al contrario, a dar la batalla, desde la tranquilidad que nos da el hecho importante de que el propio convenio incluye la salvaguarda de la descalificación del terreno, sin indemnización alguna, en caso de incumplimiento por parte de la empresa".

Asimismo, criticó los primeros pronunciamientos de algunos partidos políticos, ya que "lejos de cerrar filas con los trabajadores y el Ayuntamiento para presentar un frente común, empiezan a caer en la tentación de intentar sacar réditos políticos de esta mala noticia" y añadió que "la división y que cada uno haga la guerra por su cuenta sólo beneficia los planes de cierre". En este sentido, señaló que "como alcaldesa me corresponde promover el consenso político institucional y espero que esa prudencia sea correspondida por los grupos políticos, a quienes vuelvo a reclamar altitud de miras y que piensen sólo en el interés general de Jerez y no es sus pequeños intereses particulares".

Así, anunció que reunirá a los portavoces de los grupos políticos representados en el Ayuntamiento tras la reunión que mantendrá el miércoles con el director general de Vicasa "a quien trasladaré nuestra exigencia de que cumpla lo acordado", argumentando además que "Jerez reúne las mejores condiciones para la actividad empresarial, como lo demuestran inversiones tan importantes como Zahav, La Ibense, Ikea, Parques 21, el Polo Aeronáutico o la Planta de Biodiésel" y manifestó que "en este contexto de reindustrialización, no tiene ningún sentido el cierre de una Fábrica que le debe mucho a Jerez, que es rentable, y que lo puede ser más en el futuro".