Publicado 05/04/2022 12:14

Éxito del Mano a Mano entre El Juli y el joven diestro salmantino Marco Pérez en la Fundación Cajasol en Sevilla

El Julia, Marco Pérez y José Enrique Moreno, en el Mano a Mano en la Fundación Cajasol.
El Julia, Marco Pérez y José Enrique Moreno, en el Mano a Mano en la Fundación Cajasol. - FUNDACION CAJASOL

SEVILLA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El matador de toros Julián López El Juli y el jovencísimo novillero salmantino Marco Pérez han protagonizado este pasado lunes 4 de abril una nueva edición de los Mano a Mano de la Fundación Cajasol, con un lleno en el auditorio --las invitaciones se agotaron en 24 horas--. "Estamos ante un caso especial. Nos tiene locos a todos. He hablado con Morante y me decía una cosa muy sencilla y muy bonita para definirlo: que es un torero. No hay mejor manera de definir lo que hace y cómo lo hace", explicó El Juli sin disimular su "admiración" por el precoz torero.

"Tiene formación, educación y todo eso solo sirve para mejorar lo que hace en la plaza", relató el diestro madrileño. "Estas palabras me llenan de orgullo y me llenan de felicidad", respondió Marco Pérez, que también puede presumir de haber sido sacado a hombros recientemente por César Rincón en Manizales. "Eso debe ser un aliciente, una satisfacción pero también un plus de presión", argumentó El Juli y recoge este martes la organización del encuentro en una nota de prensa.

"Al final esa presión está ahí, pero ésta es una profesión en la que lo más importante es sentirte feliz toreando y trasmitirlo al tendido", explicó Marco Pérez. "La gente se queda alucinada cuando le ven torear con ese tamaño. Cualquier novillo es grande delante de él y hace faenas estructuradas, como cualquier figura del toreo. Todo tiene un orden, un por qué, un sentido, corrige situaciones, hay trazo, estética, profundidad*", refirió el maestro madrileño.

"En la vida de Marco y la mía hay ciertos paralelismos", prosiguió El Juli, comparando la figura de sus respectivos padres, dos toreros sin suerte, claves en la forja taurina de sus respectivos hijos. Marco Pérez confesó que era un seguidor del maestro a través de las redes sociales. "Los niños o toreros jóvenes que estamos empezando queremos parecernos a él", señaló el chaval entre ovaciones antes de convertirse en entrevistador al preguntarle al maestro por sus mejores tardes.

"Sevilla es una de mis plazas especiales", confesó El Juli, aludiendo a un Domingo de Resurrección con Morante y Manzanares y al célebre indulto del toro 'Orgullito' de Domingo Hernández. "Sevilla ha sido mi plaza", sentenció el torero madrileño. "Una de las plazas en las que me gustaría tomar la alternativa es la Maestranza", añadió Marco Pérez. "Aún le falta tiempo, tiene que seguir toreando, evolucionando", precisó El Juli, advirtiendo que sus "muchas y buenas" condiciones "tampoco aseguraban nada", aludiendo a la incertidumbre y la dureza de la profesión. "La historia se hace con tus propios errores. De ellos se aprende mucho y te llevan luego a hacer cosas mejores", reflexionó el matador.

Más información