Publicado 24/02/2022 12:02

El alcalde lamenta la muerte del decano emérito del Colegio de Abogados que es "una pérdida irreparable"

Archivo - El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, en rueda de prensa.
Archivo - El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, en rueda de prensa. - AYTO DE HUELVA. - Archivo

HUELVA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, ha lamentado este jueves la muerte del presidente emérito del Colegio de Abogados de Huelva, Juan José Domínguez, durante un incendio en su vivienda este miércoles, señalando que es "una pérdida irreparable" y que "nada va a ser igual sin él ni en el colegio de Abogados ni en la vida de la ciudad".

Así se ha manifestado el primer edil durante un desayuno informativo ofrecido a la prensa para anunciar los proyectos aprobados con fondos Next Generation, donde ha confesado que se le hace "muy difícil" hablar en estos momentos "porque era una persona absolutamente excepcional, era un hombre del renacimiento en la Huelva de los 80 y 90".

Para Cruz, era "un genio" que "ha destacado por tantísimas cosas" y lo ha descrito como una persona "brillante, poliédrica, cariñosa" y que "destacaba por su ironía, e inteligencia, así como por su compromiso y generosidad,", toda vez que ha resaltado que "reflejaba mucho el carácter de Huelva de la mejor manera posible".

Por otro lado, el regidor, abogado de profesión, ha resaltado el "fantástico curriculum" de Domínguez, que ha hecho que "fuera muy respetado en el mundo judicial en todo el territorio nacional".

"Tuve la suerte en mi carrera profesional de coincidir con él, por lo que tengo tantas anécdotas, y me alegro de haber vivido muchas experiencias con él", ha subrayado.

En este sentido, el alcalde ha dicho "que era brillante como abogado y como decano un ejemplo y siempre tenía atención hacia los compañeros". "Siempre estaba muy preocupado por el Recre, pero también por el día a día de la ciudad", ha manifestado al tiempo que ha agregado que "lo que más le interesaba era la vida, porque él decía que la cultura o la política no era más que aquellas expresiones de interés por la vida". En definitiva, ha concluido, "era una persona que se hacía querer.