Díaz ve como "un mal síntoma" la treintena de ceses en menos de un año en la Junta, que tiene "una gestión caótica"

Publicado 02/12/2019 14:51:26CET
La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, visita una empresa cárnica.
La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, visita una empresa cárnica. - PSOE HUELVA

JABUGO (HUELVA), 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha calificado este lunes como "un mal síntoma" la treintena de dimisiones en la Junta de Andalucía en menos de un año de gobierno y, a su entender, esto evidencia una gestión "caótica".

A preguntas de los periodistas en Jabugo (Huelva), Díaz se ha referido a las palabras del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, quien ha defendido este lunes que se lleven a cabo ceses de altos cargos de la Administración autonómica si no cumplen los objetivos fijados y ha augurado que habrá "más" a lo largo de esta legislatura porque el Gobierno que preside "no es una familia ni una ONG" y "aquí estamos para trabajar y conseguir objetivos".

Para Díaz, de las palabras de Moreno se desprende que éste es "un gobierno inestable, caótico" porque "por mucho que quieran darle normalidad" a esa treintena de ceses, no lo es, ya que, si esto se cuenta en otra administración del país o de Europa, "se llevan las manos a la cabeza". En este punto, ha puesto como ejemplo que ese alto número de dimisiones se diera en una empresa privada y considera que tampoco se vería normal esa circunstancia.

En su opinión, "esa inestabilidad y gestión caótica" luego se explica en que "se cierren quirófanos, haya 2.000 niños sin comedor en Jaén, o no haya oncólogo en el hospital regional de Málaga", entre otras cuestiones.

El cese o dimisión de esas 30 personas supone "un mal síntoma para un gobierno que venía a transmitir seguridad", ha dicho la dirigente socialista, que ha dejado claro que no cree que esto ocurra porque sea un gobierno en coalición sino porque es "un gobierno a la fuga permanente de altos cargos". Así, considera que esta situación no permite una gestión ordenada para "unos servicios públicos de calidad" y un crecimiento económico que permita "el bienestar de los andaluces".

Contador