Actualizado 04/12/2014 00:00 CET

Dueño de una finca de Hinojos critica la actuación de agentes del Seprona que llevó a suspender una montería

HINOJOS (HUELVA), 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

José María Pérez, propietario de la finca 'La Encantada', enclavada en la zona conocida como Coto del Rey en Hinojos (Huelva), ha criticado este lunes la actuación de los agentes del Seprona que se personaron el día de su montería en la zona, alegando una serie de problemas con los puestos de caza, entre otras cosas, que hizo que finalmente no se llevara a cabo la montería prevista.

De este modo, según ha adelantado el diario 'El Mundo' "el general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil de Andalucía ha ordenado abrir una investigación interna a cuatro agentes del Seprona que forzaron la suspensión de una montería hace un mes en esta finca por posible abuso de la autoridad".

Por su parte, en declaraciones a Europa Press, José María Pérez ha recordado que "cuando una persona solicita una cacería o una montería lo hace con un mes o dos de antelación". Por ello, considera que "durante ese tiempo se hace una revisión de los permisos de la finca como de la colocación de los puestos".

Así, ha dejado claro que "Medio Ambiente otorgó todos los papeles y autorizaciones y durante cuatro años se ha celebrado la montería en el mismo sitio y con los mismos puestos porque son unas torretas metálicas que no se pueden mover".

"Lo que no entendemos es cómo dos sargentos se vinieron desde Huelva el mismo día de la montería y decidieron que no se podía celebrar cuando habían tenido muchos días antes" para, a su juicio, pedir que se solucionaran los problemas que alegaban.

En concreto, ha precisado que los agentes del Seprona argumentaron que "era más seguro tirar desde el suelo que desde una torreta, cuando por sentido común desde una torreta uno siempre tira hacia abajo y la bala se clava en el suelo", así como consideraron que "los puestos en línea eran peores que los escondidos cuando es siempre mejor porque se ve al que tienes al lado". "La sensación que me dio es que venían a destrozar la montería y que no se celebrara", ha subrayado Pérez.

En este sentido, ha remarcado "los daños" que acarrea la suspensión de una montería ya que supone "pérdidas importantes". "Una de ellas es un año de mi vida porque organizo una montería al año y me paso el año preparándola", así como ha indicado "los daños económicos cuantiosísimos" ocasionados. "Tengo dos personas allí dedicadas a eso, la comida para los animales, los gastos del coto, los de las 70 u 80 personas que estaban allí y el catering, por lo que son muchos miles de euros", ha asegurado.

Por ello, cuestionado por si va a emprender medidas legales para pedir la compensación de esas pérdidas, ha dejado claro que le gusta hacer las cosas "por la paz", por lo que confía en que "la investigación que ha abierto el general de Zona llegue a su fin" y se sepa "por qué se produjo eso". Así, si "cuando la investigación llegue a su fin tiene un resultado satisfactorio y se depuran responsabilidades a las personas que hicieron eso, yo me doy por satisfecho", ha concluido.

Para leer más