Felipe González recuerda su pasado como presidente en un acto con militantes del PSOE en Doñana

Publicado 15/11/2018 17:28:16CET
PSOE

EL ROCÍO (HUELVA), 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno Felipe González ha recordado este jueves en El Rocío, Almonte (Huelva), su pasado como presidente en un acto con simpatizantes y militantes del PSOE de la comarca, "viejos conocidos", según ha remarcado, y ha dejado claro que lo que más echa de menos es Doñana.

Durante su intervención acompañado por la presidenta de la Junta de Andalucía y candidata a la reelección en las elecciones autonómicas del 2 de diciembre, Susana Díaz, por el secretario general del PSOE de Huelva, Ignacio Caraballo, y por la alcaldesa almonteña, Rocío Espinosa, Felipe González ha insistido en que lo que más echa de menos en su etapa como presidente es Doñana "y la gente no se lo cree, pero no Doñana como retirada o reposo, sino a su paisaje y paisanaje, a los guardas y el cocido del 15 de agosto en el Palacio de Marismillas".

Tras dejar claro que "los errores cometidos fueron de buena fe", como el conservacionismo total, ha asegurado que "sigue pensando lo mismo: lo humano en cualquier tarea es equivocarse y meter la pata, lo inhumano y lo torpe es no sacarla rápido. Rectificar es de sabios pero es de necios tener que hacerlo a diario", ha manifestado.

Además de hablar de su vínculo con Doñana también ha hablado de su pasado como presidente, y ha lazando el mensaje de que "nunca se puede meter la mano, es imperdonable, y como seguirán atacándome hasta que me muera, quiero que sepan que nunca metí la mano y que todo lo que tengo me lo gané con mi esfuerzo. Lo que quiere decir que tengo poco 22 años y medio después de salir del Gobierno".

A su vez, ha recordado su teoría de que los expresidentes son como "jarrones chinos grandes en apartamentos pequeños, que se suponen que tienen valor pero hay que demostrarlo, y a los que nadie se atreve a romper y tirar pero que le estorba a donde quiere que lo pone. Yo intento estorbar lo menos posible".

Sin embargo, ha dejado claro que a sus 76 años sigue "sin resignarse". "Me di cuenta de que me estaba haciendo viejo cuando empecé a mirar al suelo para poner el pie, pero si se mira mucho al suelo no se puede mirar al horizonte", ha remarcado González, quien ha hecho esta comparativa con la sociedad actual, mostrando su temor de que "las sociedad envejecidas tengan miedo porque miran todo el tiempo al suelo y pierden el horizonte y nuestros desafíos están en el horizonte y no en el suelo".

"Tenemos que luchar por mejorar el día a día, pero los políticos también tienen que levantar la vista y mirar al horizonte", ha enfatizado González, quien se ha mostrado disponible para aquellos líderes que le pregunten y quieran tener información de "este viejo que piensa en el futuro, que no se resigna y que cree que si lo hacemos bien hoy la vida será mejor dentro de 30 años, pero dependen de lo que hagamos y no del destino".

Del mismo modo, en su discurso, se ha referido a algunos líderes internaciones como Donald Trump o el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, sobre los cuales "la gente tiene la esperanza de que las cosas tan brutales que dicen en campaña terminen por no hacerlas", y ha lamentado que "haya mucho descerebrado que aprovecha el miedo de los ciudadanos para dar respuestas simples a problemas complejos". "Me aterrorizan las respuestas simples si quien las da no lo es porque está manipulando a la gente".

CAMPAÑA ELECTORAL DE ANDALUCÍA

Por último, González se ha referido a la campaña electoral en Andalucía, a escasas horas de su comienzo de cara a las elecciones del 2 de diciembre, y ha precisado que "ahora hay tensiones y hace falta talento político y no la pelea preelectoral" que existe.

"Yo no veo a nadie hablar de los problemas de los andaluces, lo único que hacen los demás partidos es meterse con Susana Díaz, que lo puede hacer mejor o peor pero que está con la gente y los otros no", sino que se dedican a "intoxicar la campaña con un problema tan grande como el de Cataluña echándole la responsabilidad a Pedro Sánchez y a Susana Díaz".

A su juicio, "quedan heridas de la crisis, no cicatrices, sino heridas y lo primero que hay que hacer es curar esas heridas para que los que han padecido más la crisis, la superen", ha remarcado González a modo de reflexión.

Por tanto, espera que cuando este viernes empiece la campaña "todos hablen de Andalucía y hagan propuestas de futuro en educación y sanidad", indicando además que es un "gran defensor" de la democracia por la que "tenemos que luchar cada día para no tener que luchar por ella cuando la perdamos".