Actualizado 29/05/2018 18:42 CET

Moguer rinde homenaje a Juan Ramón Jiménez en el 60 aniversario de su muerte con una lectura de sus poemas

Ofrenda floral en la tumba de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí.
AYUNTAMIENTO DE MOGUER

MOGUER (HUELVA), 29 May. (EUROPA PRESS) -

La comunidad educativa de Moguer (Huelva), localidad natal de Juan Ramón Jiménez, han recordado este martes al Nobel en el 60 aniversario de su fallecimiento, el 29 de mayo de 1958 en Puerto Rico, con una lectura de sus poemas. Para esta ocasión se han escogido poemas de 'Eternidades', ya que se cumple el centenario de la primera edición de esta obra.

Según ha informado el Consistorio en una nota de prensa, hoy 29 de mayo se cumple el 60 aniversario del fallecimiento de Juan Ramón Jiménez, una efeméride que la comunidad educativa ha conmemorado con una emotiva lectura de poemas junto a la tumba en la que descansan los restos del Nobel y su esposa Zenobia Camprubí.

El alcalde moguereño, Gustavo Cuéllar, inició la lectura y realizó la primera ofrenda floral sobre la lápida. Junto a Cuéllar, que ostenta también la presidencia de la Fundación Juan Ramón Jiménez, se dieron cita en el blanco cementerio moguereño alumnos de los cinco centros escolares del municipio, miembros del gobierno municipal, el director de la Fundación del Nobel, Antonio Ramírez, así como personal de esta institución que vela por legado de Zenobia y Juan Ramón, y admiradores del poeta que quisieron sumarse a este tradicional homenaje que Moguer tributa cada 29 de mayo.

Además de cumplirse este año el 60 aniversario del fallecimiento de Juan Ramón en el hospital Mimiya de Santurce, en Puerto Rico, se conmemora también el centenario de la primera edición de una de sus obras fundamentales, como fue 'Eternidades', un poemario con el que el moguereño inicia ese camino de introspección y búsqueda de la poesía pura que sería ya una constante en su trayectoria literaria.

Por este motivo los poemas seleccionados este año por la Casa-Museo para esta lectura de homenaje han sido textos extraídos de 'Eternidades', "una obra esencial para entender la idea juanramoniana de que la poesía es también fuente de luz, porque permite la permanencia y la existencia más allá de la propia muerte, en ese anhelo constante de eternidad que impregnó buena parte de la 'obra en marcha' del autor de Platero y yo".

El homenaje a Juan Ramón en el sexagésimo aniversario de su muerte concluyó como también es tradicional con la ofrenda sobre su tumba y la de su esposa y compañera, Zenobia Camprubí, de varios ramos de flores amarillas de las que tanto gustaban al Nobel moguereño.

Para leer más