Martín Serón condiciona no tomar posesión a que el PP apoye a su número 2

Actualizado 12/06/2015 14:09:46 CET
Concejales de Alhaurín el Grande
Foto: EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO ALHAURÍN EL GRANDE

MÁLAGA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El  alcalde en funciones de Alhaurín el Grande (Málaga), Juan Martín Serón, que se presentó a las elecciones del 24 de mayo bajo las siglas de la formación independiente Por Alhaurín, ha condicionado no tomar posesión como concejal electo este sábado en el pleno de investidura a que el PP, partido en el que militó, apoye a su 'número dos', Antonia Ledesma, como regidora. En caso de que los 'populares' no lo hagan, continuará al frente de la Alcaldía en minoría.

   Por Alhaurín el Grande fue la fuerza más votada el pasado 24 de mayo, obteniendo 10 concejales; seguido por el PSOE, con cuatro ediles; Alternativa Socialista Alhaurina (Asalh), cuatro; IU-Para la Gente, dos, y PP, uno. Todos los partidos intentaron alcanzar un pacto para arrebatar el sillón municipal a Martín Serón, aunque finalmente no ha fructificado.

   Martín Serón, que cumplió una condena por un delito de cohecho que le apartó durante un año de la Alcaldía, ha arremetido en una comparecencia pública contra todos los partidos políticos, los medios de comunicación, la Policía, la Fiscalía y la justicia en general.

   Después de que el único concejal del PP comunicara públicamente que este sábado, en el pleno de investidura, se votará a sí mismo, lo que provocaría un gobierno en minoría de Martín Serón, el regidor en funciones ha comparecido con un órdago que deja en manos de los 'populares' su salida o no del Consistorio.

   En definitiva, por lo trasladado este viernes en rueda de prensa, si el PP no apoya al partido de Martín Serón, éste seguirá como alcalde; si le apoyan, se irá. Eso sí, ha anunciado que estaría "muy vigilante".

   Ha reiterado en varias ocasiones que lo que le ocurrió con el caso 'Troya' fue "una injusticia". "Utilizan que he sido condenado por corrupción, pero yo he sido perseguido políticamente en pleno siglo XXI por la Policía, la justicia y la Fiscalía", ha incidido, añadiendo, de nuevo, que "no se puede permitir lo que hicieron con nosotros".

   Según el alcalde en funciones, quien ha firmado su renuncia como concejal electo, aunque siempre condicionada a la decisión que tome el PP, ha sostenido que si los otros cuatro partidos políticos que tendrán representación en el Ayuntamiento alhaurino "pensaran con honestidad, nos dejarían funcionar para ver si gobernamos con minoría y si no funcionamos bien, que nos pongan una moción de censura".

   Ha insistido en que la voluntad de los vecinos ha sido "la expresada en las urnas"; es más, ha añadido que algunos de estos ciudadanos, al conocer esa posible renuncia a su acta de edil "han llorado porque a la gente no le gusta esta decisión, pero no nos queda más remedio".

"VOY A ESTAR VIGILANTE, NO ME VOY A IR AL POLO NORTE"

   "Todos dicen que me quede, pero he decidido que me tengo que ir, es lo mejor para mi pueblo, para trabajar tranquilo, para sacar los temas adelante tranquilo, pero que no piense alguno que se va a hacer un pacto de cualquier manera, no voy a tomar posesión pero no me voy a ir al Polo Norte", ha continuado.

   También ha hecho hincapié en que para irse tiene que "tener garantías" de que su actual número dos será la alcaldesa los próximos cuatro años. "O nos garantizan cuatro años de estabilidad para nuestro pueblo, con Toñi Ledesma como alcaldesa, en las condiciones que se acuerden, o no me voy", ha reiterado, al tiempo que ha considerado que "no pido mucho".

    "Pido bienestar, acuerdos y estabilidad para nuestro pueblo y no tenerlo sometido a un chantaje político permanente", ha apostillado.   A su juicio, la mayoría obtenida por Por Alhaurín en las urnas ha sido "clarísima" y ha exigido "garantías" a los presidente del PP andaluz y de Málaga, Juanma Moreno y Elías Bendodo, respectivamente, de que los 'populares' les apoyarían los cuatro años "porque si no, no dimito".

   Tras alabar el trabajo realizado por Ledesma en el año que estuvo al frente de la Alcaldía mientras el propio Martín Serón estuvo cumpliendo su condena de un año de inhabilitación por el caso 'Troya', ha criticado que el PP haya estado negociando desde las pasadas elecciones con "tres partidos de izquierdas, que no son una izquierda moderada".

   En su intervención ha incidido en múltiples ocasiones en la injusticia sufrida por él y el concejal Gregorio Guerra, también condenado en el caso 'Troya' y que cerraba la lista de Por Alhaurín en los pasados comicios.

   Así, ha rechazado que le hablen de corrupción mientras "los Pujol van por la calle y están los 'bárcenas' y la Junta con los ERE". "El PSOE lleva la corrupción en las entrañas y me van a hablar a mí de corrupción, que no han encontrado ni un euro que me haya llevado del Ayuntamiento", ha manifestado.

   También ha criticado con dureza a su expartido, el PP: "saben que es injusto lo que han hecho con nosotros, no son capaces de limpiar su propia casa con los sobresueldos, con todo lo de Bárcenas, Gürtel, y dónde está la prensa, que no es capaz de denunciar lo que está pasando en este país".

   Es más, ha añadido que "la última pata" que les falló fue la del PP: "dejó de apoyarnos por miedo a su propia corrupción. Si el PP no tuviera la corrupción que tiene, como todos los partidos, nos habría ayudado hasta el final, así de claro es. Pero como tienen lo que tienen, tienen que justificarse con nosotros".

   Según el alcalde en funciones, "hay que atacar más la injusticia que la corrupción y no se hace y la verdad es que tengo una decepción enorme de cómo van las cosas en nuestro país". "He estado luchando, pero ya no puedo más", ha finalizado Martín Serón, quien ha añadido, parafraseando a Montesquieu, que "una injusticia a un individuo es una amenaza contra toda la sociedad".