Actualizado 24/03/2013 13:30 CET

Caneda confía en que el concurso para el Astoria salga antes del verano y no descarta tener un nuevo edificio

El Edificio De Los Antiguos Cines Astoria Y Victoria
EUROPA PRESS

Se aceptará una actividad mercantil, pero cultural, y el compromiso es que la primera planta se destine a la Fundación Picasso

MÁLAGA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Málaga, Damián Caneda, confía en que para antes del verano pueda salir a concurso la mejora de los edificios de los antiguos cines Astoria y Victoria, para lo que no descarta su derribo y nueva construcción, y la posterior gestión con actividades exclusivamente culturales o combinadas con un uso mercantil. El compromiso, no obstante, es que la primera planta se destine a la ampliación de la Fundación Picasso-Museo Casa Natal, con una sala de exposiciones y un centro de estudio.

Pese a que la última opción barajada pasaba por la rehabilitación de la manzana --abandonada a finales de 2004, cuando cesó la actividad de los cines Astoria y Victoria y se marcharon los últimos vecinos--, Caneda ha insistido en que su deseo es construir "un edificio nuevo". Pero, eso sí, como ha subrayado, siempre que la actuación de derribo y nueva ejecución sea asumida por el adjudicatario, así como su posterior mantenimiento y gestión. En suma, ha precisado, "debe ser una actividad promovida por un privado que no le cueste dinero al Ayuntamiento y que encaje en la plaza de la Merced".

Aunque el pliego de condiciones aún no está redactado, ha indicado, en una entrevista a Europa Press, que "mi expectativa es que no tarde muchísimo", al tiempo que ha asegurado que "ya ha habido interesados" --en torno a seis o siete--. Así, se aceptaría una actividad mercantil, pero en el ámbito de la cultura, y ha puesto como ejemplos centros comerciales como Fnac o la sección de libros de El Corte Inglés.

"En todo este tiempo he estado hablando con mucha gente y creo que hay interesados en desarrollar aquí una actividad que les permita lucrarse para pagar el edificio y su mantenimiento", ha manifestado Caneda, añadiendo que la mesa de adjudicación tendrá en cuenta aspectos como la propuesta para los inmuebles en sí, las actividades que se quieran desarrollar o el número de empleos que se generen.

El Ayuntamiento ya dejó el año pasado en suspenso la convocatoria del concurso para la rehabilitación y gestión cultural de este inmueble debido a las dudas sobre la solvencia económica de las propuestas de las empresas con las que se tuvo contacto previo y al desacuerdo con el programa de actividades planteado. Se hablaba entonces de adaptar el espacio para contar con salas de ensayo para danza y música, una veintena de estudios de grabación y un auditorio.

También se descarta por el momento la idea de hacer ese Museo de Museos con el que el PP concurrió a las pasadas elecciones municipales, tras la adquisición a finales de 2010 al grupo Baensa de este inmueble, que le costó al Ayuntamiento en torno a 20,7 millones de euros. "Se compró con la idea de hacer un edificio singular y acoger unas actividades que no se pueden hacer ni se van a poder hacer; se ha cambiado el chip", ha aseverado Caneda.

FUNDACIÓN PICASSO

Más aún, el responsable municipal de Cultura ha comentado que "ha habido interesados que no nos han gustado y los hemos descartado y ahora hay interesados que podían estarlo si sacáramos un concurso, con la condición de quedarnos con la ampliación de la Casa Natal en la primera planta".

Precisamente, sobre la Fundación Picasso, el objetivo, como ya trasladó el propio alcalde, Francisco de la Torre, es que cuente con la primera planta del antiguo cine Astoria, donde habría una sala de exposiciones y otra de usos múltiples y un centro de estudio, que pueda convertirse en "un referente mundial". De este modo, el actual espacio de muestras anexo a la Casa Natal dejaría de ser utilizado.

Por su parte, el inmueble situado en el número 15 de la plaza de la Merced podría ser, según Caneda, "cada vez más una casa natal, un espacio emocional para el visitante, aprovechando así lo que hace diferente a Málaga del resto del mundo: tener la casa de Picasso, de manera que no acoja exposiciones, sino que sea sólo para su visita".

CUBO

En cuanto al Cubo situado en la denominada esquina de oro del puerto, que ofrecerá 6.000 metros cuadrados de superficie para uso cultural, ha señalado que "es un equipamiento de futuro que está ahí, no se va a perder, pero no tenemos urgencia". Básicamente, porque todavía la concesionaria de Muelle Uno ha de entregar el edifico a la Autoridad Portuaria y ésta al Ayuntamiento, tras lo que habría que sacar el correspondiente pliego de condiciones para el concurso.

El objetivo sigue siendo que la gestión del equipamiento se haga de manera conjunta con Unicaja, siendo compartida la inversión necesaria para adaptar el inmueble. Según Caneda, sigue estando "latente" el hecho de que la entidad financiera "no quiere descolgarse", aunque ha reconocido que "tampoco se ha concretado nada".

Como ha indicado, "el problema del Cubo es que no queremos comprometer nada hasta que no lo tengamos, de manera que cuando nos comprometamos con alguien sea para firmar un documento en el que digamos que ponemos a su disposición el equipamiento". En este punto, ha expuesto que "cuando lo tengamos, retomaremos las negociaciones con los posibles inquilinos, que ya han sido varios"; entre ellos, la Fundación Escultor Berrocal, encargada de la difusión del legado del artista malagueño Miguel Ortiz Berrocal.

Pese a todo ello, para el edil de Cultura, "de todos los espacios que hay en Málaga, éste es el que menos me ocupa porque no lo tenemos, es futuro". Ha comentado que "quizá si tuviéramos mucho dinero, podríamos plantearnos poner el dinero que hiciera falta, pero esa no es la situación; hay momentos para invertir y otros para esperar, y éste es para esperar".

"Todos los proyectos culturales que tratamos de iniciar en la ciudad son de coste cero para el Ayuntamiento", ha destacado, ya que "estamos en una crisis brutal y no podemos pensar en hacer lo mismo que cuando no se está en crisis". Por lo que, en el caso del Cubo, "habrá que esperar al momento adecuado, que será cuando nos lo den, y entonces buscaremos un socio que sea capaz de financiar y abrir allí una actividad cultural".