Actualizado 16/05/2014 19:38 CET

Colegas se reúne con el obispo para acercar posturas tras las declaraciones de Catalá

Francisco Ramírez LGBT, Antonio Ferre, Obispo Jesús Catá
EUROPA PRESS/COLEGAS

El colectivo ha mostrado su preocupación por la discriminación a los homosexuales

MÁLAGA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Málaga, Jesús Catalá, se ha reunido este viernes con el presidente de la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) Colegas, Francisco Ramírez, y con el presidente de Andalucía Diversa LGBT, Antonio Ferre, para acercar posturas tras las últimas declaraciones de Catalá referidas a la homosexualidad. Se trata de la primera vez que un prelado de Málaga se reúne con una organización LGTB.

Durante el encuentro se han tratado las discrepancias surgidas entre ambas partes y el obispo ha tenido la oportunidad de explicar sus afirmaciones acerca de los homosexuales y las uniones de estos. Por ello, Catalá ha asegurado que manifiesta "un total respeto hacia las personas y su condición sexual", tal y como ha relatado el Obispado a través de un comunicado.

Los representantes de estos colectivos, por su parte, se han mostrado satisfechos, ya que el obispo ha explicado que sus declaraciones, reflejadas en los medios de comunicación, "han sido manipuladas y tergiversadas o sacadas de contexto".

Según han afirmado Ramírez y Ferre en un comunicado, Catalá ha asegurado que "en ningún momento ha atacado a los homosexuales; que no se considera homófobo; que siempre tiene respeto para todas las personas, incluyendo a los homosexuales; y que sigue fielmente las mismas palabras del Papa Francisco, '¿quien soy yo para juzgar a nadie?'".

Desde Colegas han indicado que han solicitado al obispo que "sea consciente de las palabras que usa al defender la doctrina oficial de la iglesia católica y que las formas importan, porque pueden herir a muchas personas homosexuales creyentes", apuntando que "no ser homófobo no es sólo no discriminar directamente a las personas".

Durante la reunión, tanto Catalá como Ramírez y Ferre han mostrado su preocupación por las personas que sufren algún tipo de rechazo a causa de su condición sexual. Así, y coincidiendo con el Día Internacional contra la Homofobia, que se celebra el sábado, el colectivo ha pedido al obispo que se comprometa "a denunciar la penalización de la homosexualidad en el mundo, donde más de 76 países la condenan con penas de prisión y, en siete países, con pena de muerte".

Desde todas las partes han asegurado que esta reunión "ha servido para abrir vías de diálogo" y que esperan que sea "el inicio de una colaboración que dé frutos, ya que con esto podemos ayudar a muchos homosexuales creyentes que sufren mucho con un tipo de discurso condenatorio", han matizado desde los colectivos LGBT.