Publicado 20/02/2014 19:07

El Grupo Quirón destaca que acabar con los ronquidos es posible con tratamientos mínimamente invasivos

El doctor O'Connor participa en un taller internacional dedicado a la cirugía de la roncopatía y apnea del sueño

MARBELLA (MÁLAGA), 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Hospitalario Quirón ha resaltado este jueves que acabar con los ronquidos, que afectan hasta a un 30 por ciento de la población, es posible con tratamientos mínimamente invasivos. El ronquido es un fenómeno acústico que se produce por obstrucción del flujo de aire a través de la boca y la nariz y consecuente vibración de los tejidos de la parte superior de las vías respiratorias.

Su incidencia es superior en hombres que en mujeres y aumenta en proporción a la edad. Además, roncar puede ser signo de una apnea del sueño, un serio trastorno que supone dejar de respirar durante unos segundos mientras se duerme y que afecta a un cuatro por ciento de la población.

Cuando el ronquido proviene de origen palatino se puede subsanar con tratamiento mínimamente invasivo. Así, para poner en común los últimos avances en esta materia, los días 20 y 21 de febrero se celebra en Madrid el primer taller internacional dedicado a la Cirugía de Roncopatía y Apnea de Sueño, en el que participa el doctor Carlos O'Connor, especialista del servicio de Otorrinolaringología (ORL) de Hospital Quirón Marbella y Hospital Quirón Campo de Gibraltar y referente en la materia, con una ponencia titulada 'Escleroterapia del paladar e implantes de pilar'.

Precisamente, este servicio del centro hospitalario marbellí fue el que realizó con éxito el primer implante de paladar en España y ha sido también pionero a nivel nacional en el tratamiento mediante esclerosis química del paladar.

La esclerosis química consiste en "inyectar una solución esclerosante en el paladar, similar a la que se usa en el tratamiento de varices, con objeto de crear una cicatriz en éste y evitar su vibración y el consiguiente sonido molesto del ronquido", ha precisado el doctor.

La técnica tiene carácter ambulatorio, ya que se realiza en consulta, es económica, poco dolorosa y presenta una reducción de cinco puntos sobre 10 del ronquido en una escala subjetiva, ha puntualizado. Los resultados suelen durar aproximadamente un año, para después poder repetir el proceso o utilizar otras técnicas que eviten la vibración palatina.

Los implantes de paladar son unos dispositivos que, bajo anestesia local, se colocan en la unión del paladar blando y duro. "Estas férulas están hechas de un material similar al nylon y su objetivo es crear una cicatriz en el paladar que, una vez producida, le da rigidez y evita que se colapse y vibre", indica el especialista de Quirón Marbella y Campo de Gibraltar. Es un procedimiento reversible y sus efectos en pacientes seleccionados duran más de un año.