Limasa solicita la suspensión cautelar de la huelga de limpieza

Actualizado 05/12/2015 17:42:38 CET

Finaliza sin ningún tipo de acercamiento la reunión entre De la Torre y la plantilla para evitar el paro

   MÁLAGA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La primera reunión entre el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y los trabajadores de Limasa para intentar evitar la huelga de limpieza, convocada a partir del 14 de diciembre, ha finalizado sin ningún tipo de acercamiento; de hecho, la empresa ha comunicado que ha pedido al juzgado la suspensión cautelar del paro previsto teniendo en cuenta que el conflicto por la validez o no del convenio colectivo está ya en los tribunales. Además, el regidor ha admitido que aceptar "la globalidad" de las demandas de la plantilla "es imposible".

   La convocatoria de huelga se produce ante el "bloqueo" de la negociación colectiva con la que definir el marco laboral que debería entrar en vigor el 1 de enero de 2016. Los trabajadores defienden que los acuerdos alcanzados en la Navidad de 2013, que pusieron fin al paro, no tienen rango de convenio, por lo que parten del documento vigente de 2010 a 2012, mientras que la empresa y el Ayuntamiento argumentan que sí lo tiene, una cuestión que está inmersa en un proceso judicial.

   Tras más de tres horas de reunión en la tarde-noche de este viernes, De la Torre ha justificado la petición de la suspensión cautelar de la huelga argumentando que de este modo habría "un escenario que permitiría serenar más la negociación y que hubiera menos presión hacia nosotros, hacia ellos y hacia la ciudad".

   "Es una huelga que los vecinos no quieren, es perjudicial para la vida de la ciudad, el turismo y la economía", ha señalado De la Torre. Ante esto, si el juzgado atendiera la petición de Limasa de suspender la convocatoria de huelga, "habría más tranquilidad para la negociación", ha opinado, precisando, no obstante, que si no fuera así, su "disposición al diálogo sería igual; es algo que no debe influir".

   En cuanto a las demandas de los trabajadores, que la empresa valora en 8,5 millones de euros, el alcalde ha reconocido que aceptar "la globalidad es imposible", pero, sin embargo, ha emplazado a los trabajadores a una nueva reunión el próximo martes, 8 de diciembre, para analizar "las posibilidades con total transparencia de cara al próximo presupuesto" y ver "si puede haber algún margen".

   El regidor ha incidido, de todos modos, en que las cuentas de 2016 no se van a aprobar solas, "sino con los otros grupos". "Tenemos que tener empatía y situarnos en el papel de ellos y ellos en el nuestro, que es el de los vecinos, que son los que sustentan el presupuesto municipal", ha manifestado.

LOS TRABAJADORES, "DECEPCIONADOS"

   Por parte de los trabajadores, el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, ha trasladado que se sienten "decepcionados". "Veníamos con intención de negociar y con buena fe, pero por parte del Ayuntamiento ha habido poca", ha criticado.

   Belmonte ha lamentado que, más de 20 días después de plantear sus propuestas, "digan ahora que las van a pasar al departamento económico para su estudio", lo que "demuestra el poco interés por dar una solución".

   Además, ha cuestionado que sus demandas "sean valoradas en más de ocho millones y hace dos años, en seis millones". En este punto, ha insistido en que lo que han pedido "es sólo" lo que se han dejado "en el camino".

   De todas formas, la "sorpresa" ha sido la petición de la suspensión cautelar de la huelga. Ante lo que el presidente del comité de empresa ha dicho que esto se traducirá en que "los trabajadores estén más quemados, pero también más unidos", ha advertido. De cualquier modo, "éstas son las formas de negociar de De la Torre", ha indicado, al tiempo que ha lamentado que les "intenten echar a la ciudadanía encima".