Actualizado 25/01/2009 15:57 CET

Málaga.- Las librerías de Málaga cierran 2008 con un descenso medio en la facturación del 4% debido a la crisis

MÁLAGA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los libreros de Málaga experimentaron en 2008 un descenso medio en su facturación, con respecto al ejercicio anterior, del cuatro por ciento, como consecuencia especialmente de la crisis económica, sobre todo en el último trimestre del año, un periodo hasta ahora bueno para el sector debido a la coincidencia con la campaña navideña.

Precisamente, el presidente de la Federación Andaluza de Libreros (FAL), Juan Manuel Cruz, y el responsable de la Asociación de Libreros de Málaga, Juan Pablo Gordillo, coincidieron en que el descenso medio en las ventas en la campaña navideña pudo situarse entre un 10 y un 15 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2007.

El comportamiento durante el resto del año fue "normal, incluso, hubo momentos de incremento en las ventas, como por ejemplo mayo y junio, coincidiendo con la Feria del Libro", según manifestó a Europa Press Cruz.

"El libro, que ha sido siempre un artículo muy preciado como objeto de regalo, este año lo ha sido, pero en menor medida", declaró el responsable de la FAL, quien subrayó que también las bajas temperaturas que sufrió la provincia al final del año pudieron contribuir a que hubiera menos ventas. En este sentido, Gordillo apuntó que "no significa que el lector haya dejado de comprar, sino que quizá ahora busca formatos a precios más económicos".

Según Cruz, ya se notó en septiembre un descenso en la campaña de los libros de texto debido a la puesta en marcha del programa de gratuidad de la Junta de Andalucía. "Se venden menos ejemplares y, por tanto, se factura menos", lamentó.

A la disminución en la venta de libros de texto contribuye también, como advirtió, que "los colegios privados y concertados cada vez más se dan de alta como librerías, aunque no lo son, con unos requisitos excesivamente básicos, lo que, por lo menos, supone una competencia desleal". Así, explicó que "los centros compran los libros a las editoriales y los venden a sus alumnos", un proceso de cuya legalidad dudó.

PREVISIÓN PARA 2009

En cuanto a 2009, el representante de los libreros andaluces reconoció que se espera "un año difícil, como para el resto de los sectores", lo que podría conllevar la reducción de las plantillas.

De todos modos, la situación por la que atraviesan los libreros malagueños es, según dijo Cruz, "la misma que en el resto de Andalucía y de España e, incluso, en ciertos aspectos, algo mejor". "Estamos un poco mejor que la media del país", aseveró.

Preguntado por si la instalación en la capital de grandes superficies como es el caso de Fnac, que abrió una tienda el pasado mes de septiembre, ha afectado a las pequeñas y medianas librerías, Cruz consideró que en cierta forma ha podido hacerlo, aunque, a su juicio, este tipo de establecimientos suele suponer "una ampliación de la oferta". Al respecto, el presidente de la Asociación de Libreros de Málaga opinó que se dirige a "otro tipo de público".

"La apertura de estas tiendas, en definitiva, lo que hace es estimular a las librerías de siempre a seguir ofreciendo a nuestros clientes lo mejor que tenemos y esa puesta al día siempre es positiva", expuso el presidente de la FAL.