Málaga.- Sucesos.- Dados de alta seis afectados por la legionella, lo que reduce a siete los ingresados por este brote

Actualizado 10/07/2007 20:29:52 CET

La asociación del Defensor del Paciente crea una plataforma de afectados por la legionella de Málaga

MÁLAGA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de seis personas ingresadas en el Hospital Clínico Universitario de Málaga recibieron a lo largo del día de hoy el alta hospitalaria tras permanecer durante varios días ingresadas en este centro hospitalario, a consecuencia del brote de legionella registrado en una de las torres de refrigeración del Club de Hielo de Benalmádena, por lo que el número total de ingresados por este brote, tanto los que permanecen en UCI como los que se encuentran ya en planta, se eleva a siete personas.

Fuentes de la Delegación Provincial de Salud consultadas por Europa Press detallaron que las personas que hoy obtuvieron el alta médica corresponden a una mujer de 53 años, que fue ingresada el pasado 26 de junio; un hombre de 70 años, hospitalizado desde el 28 de junio; un varón de 53 años, que entró en el centro el 1 de julio; un hombre de 55 años, que se encontraba en planta y que ingresó también el 1 de julio; y dos varones más, de 59 y 47 años, que ingresaron el 28 de junio y el 4 de julio, respectivamente.

Igualmente, las mismas fuentes concretaron que todas las altas hospitalarias corresponden a pacientes que se encontraban ya en planta, no así los que aún permanecen en las Unidades de Cuidados Intensivos del Clínico de Málaga y el hospital privado Xanit Internacional, ubicado en Benalmádena.

De esta forma, de los siete ingresados que aún permanecen hospitalizados por esta causa, cuatro se encuentran en planta en el Clínico de Málaga, y tres más en UCI --dos en la del Clínico y el tercer paciente en la UCI del Hospital Xanit--.

Añadieron que desde que se registraron los primeros casos de legionella en Benalmádena, todos ellos con el rasgo común de residir cerca de las instalaciones del club de hielo o pasear cerca de las mismas, se han registrado un total de 15 afectados por esta bacteria.

Del total de estos casos, un hombre de 68 años, nacionalidad británica y que permanecía ingresado en la UCI en estado crítico falleció ayer por esta causa, mientras que con las altas de esta misma mañana el número total de pacientes que han regresado a su domicilio es de siete, mismo número de personas que aún permanecen ingresadas en este centro.

PERIODO DE INCUBACIÓN Y PLATAFORMA DEL DEFENSOR DEL PACIENTE

En cualquier caso, las citadas fuentes argumentaron que el período de incubación de la legionella oscila de media unos 10 días, motivo por el que, a priori, no deberían de registrarse nuevos casos, ya que dicho período de incubación expira hoy. Además, informaron que este extremo se avala en el hecho de que en los últimos días no se han registrado nuevos casos de personas vecinas de Benalmádena afectadas por este brote.

Por otra parte, la asociación del Defensor del Paciente anunció también hoy que ha decidido crear una plataforma de afectados por los casos de legionella registrados en el Club de Hielo, al objeto de defender sus derechos y presentar las correspondientes reclamaciones.

Esta asociación de defensa del paciente informó de que tanto los pacientes como sus familiares pueden obtener más información de esta iniciativa dirigiéndose a la propia sede de la asociación en Málaga o bien llamando al teléfono 952 215 859, al tiempo que aclaró que la decisión de establecer dicha plataforma responde al fallecimiento registrado ayer de uno de los afectados.

De igual forma, dicha entidad afirmó en una nota remitida a Europa Press que su propia presidenta, Carmen Flores, remitió recientemente un escrito a la consejera de de Salud, Maria Jesús Montero, en la que le solicita que "sean relevados de sus puestos aquellos que tuvieran la responsabilidad de controlar y vigilar los registros de todas las torres de refrigeración, que han estado funcionando sin figurar en los registros, tal y como recoge la propia ley de la comunidad andaluza sobre las medidas de vigilancia".

Así, y a juicio del Defensor del Paciente, la depuración de responsabilidades políticas "también entran dentro de las competencias de la propia Consejería de Salud", a lo que agregó que el Decreto Ley elaborado por el Gobierno andaluz determina que "corresponde a los ayuntamientos elaborar los registros de las torres de refrigeración y condensadores de evaporación existentes en sus municipios, así como realizar las labores de inspección, evaluación y aplicación de medidas de prevención de la legionella".

Para facilitar esta tarea, continuó esta asociación, los titulares de las instalaciones "deberán notificar el número y las características de sus equipos, el alta o la baja en la actividad y cualquier otra modificación técnica".

Por todo ello, desde el Defensor del Paciente sostuvieron que "entendemos que la Alcaldía de Benalmádena debe asumir la responsabilidad de los hechos acaecidos por el incumplimiento de sus funciones de vigilancia y control en este caso". "Las leyes son de obligado cumplimiento, algo que, al parecer y no entendemos porque, se ha dejado de inspeccionar y controlar", concluyeron.

FISCALÍA Y RESULTADOS DE LOS ANÁLISIS

Todos estos acontecimientos han provocado la actuación de la Fiscalía de Málaga, instancia que ha incoado diligencias de investigación sobre el brote de legionella, del que tuvo conocimiento por la Consejería de Salud y la asociación del Defensor del Paciente.

Precisamente fue la propia consejera de Salud, María Jesús Montero, quien anunció la pasada semana el traslado del caso a la Fiscalía tras saber que la empresa de la piscina cubierta y la pista de hielo de Benalmádena tenía conocimiento de la infección y no cerró las instalaciones, lo que podría constituir un delito contra la salud pública.

En este punto, los primeros resultados del análisis de las muestras de agua tomadas en la torre de refrigeración revelan una concentración muy elevada de 'Legionella Pneumophila' de tipo 1 (muy superior a las 10.000 colonias por litro de agua).

Además del cierre de la torre y la posterior clausura de las instalaciones decretada por el alcalde de Benalmádena, Javier Carnero, a instancias de la Junta, en el municipio se acordó el cese del funcionamiento de fuentes ornamentales, la suspensión del riego por aspersión en zonas públicas y el aumento de niveles de cloración de la red.