Málaga.- Tribunales.- Un testigo declara que Carlos Rubio encargó el informe sobre la ex edil Rosa Agüera

Actualizado 26/11/2007 19:31:07 CET

La Fiscalía retira la petición de prisión para el acusado de filtrar el documento a los medios de comunicación

MÁLAGA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Málaga acogió hoy el juicio por el caso 'Agüera', en el que se enjuicia al intendente mayor de la Policía Local Juan Antonio Ferrer, en el que un testigo propuesto por la defensa afirmó que fue el ex director del Área de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga, Carlos Rubio, quien encargó el informe sobre la ex edil del PP Rosa Agüera, en el que se revelaron datos sobre su vida privada y pública y que fue filtrado a los medios de comunicación en marzo de 2005. El juicio quedó visto para sentencia.

Por otro lado, la Fiscalía retiró su petición de tres años de prisión para Ferrer, al basarse en el artículo 417 apartado 1 del Código Penal, lo que supone que solicita en sus conclusiones finales la pena a 12 meses de multa y un año de inhabilitación para cargo público al tratarse de revelación de secreto que afecta a una autoridad pública y no a un particular como previamente se interpretó.

Según el testigo, que es al igual que el acusado intendente mayor de la Policía Local, fue el entonces director de área de Seguridad quien llamó por teléfono al superintendente de la Policía Local, Pascual Sánchez-Bayton, pidiéndole que hiciera dicho informe. "Yo me extrañé y le recomendé a Bayton que no lo hiciera, así que él llamó al entonces concejal de Seguridad, Antonio Cordero, que también se lo recomendó, pero luego se hizo", indicó.

Asimismo, negó haber tenido una copia de dicho informe que revelaba datos de la vida privada de la concejal en relación a la posible sustitución del agente que realizaba los servicios de escolta, y afirmó conocer los problemas "de tipo profesional" que había entre Ferrer y el redactor del informe, el oficial del Cuerpo Rafael Rubio.

También precisó que "no quería que se hiciese ese escrito" y que "no es normal este tipo de informes porque un escolta quiera dejar su puesto". "Ese informe era ajeno a la finalidad de protección de Agüera como se dice que perseguía. Yo no lo hubiese admitido y no creo que el director del Área de Seguridad quisiese hacerlo con la intención de hacer daño", agregó.

En cuanto a duplicar dicho informe, algo que la Fiscalía atribuye a Rafael Rubio, el testigo explicó que es "algo atípico y anormal por su elaboración y, entre otras cosas, por guardarlo en el armero".

Por su parte, el abogado de Ferrer, Carlos Martínez Murciano, pidió la libre absolución de su cliente basándose en la declaración del testigo, que afirmó que existen duplicados de las llaves de los despachos y que "cualquiera podría haber cogido el informe de la concejal y filtrarlo, ya que como declaró una testigo, éste estuvo durante horas en el despacho de Rubio".

Además, explicó que su cliente es "víctima de un complot organizado por un policía de rango inferior como es Rubio". "Se ha imputado a Ferrer y se ha pasado por alto la enemistad entre ambos, que según algunos testigos, era sólo de una dirección, de Rubio a mi cliente", concretó.

"Todo estaba planeado y su fin era el descrédito público de Agüera. El informe lo encargó Carlos Rubio, lo escribió y firmó Rubio, según ellos para mejorar la seguridad de Agüera, cuando se vio más tarde al salir todo en los medios que se quedó sin escolta, por lo que no perseguía este fin; se saltaron para esto mandos intermedios, se realizaron dos originales cuando para la protección de datos siempre se pide un solo documento y se pregunta el número de copias", agregó.

También añadió que el distinguir los dos originales con sellos distintos y con firmas en diferentes partes del informe era para "librar a Bayton y Carlos Rubio de cualquier acusación" y que las copias se quedaron bajo la custodia de Rafael Rubio, "un oficial, cuando para eso ya hay mandos superiores, y encima se lo dio a mi cliente cuando éste ni siquiera se lo pidió", puntualizó, añadiendo que "hacía falta filtrarlo y daba igual que estuviese firmado por Rubio porque la intención era señalar a Ferrer".

Asimismo, acusó a Bayton y a Rubio de falso testimonio, ya que Bayton "en la reunión que mantuvieron el 4 de mayo en el Ayuntamiento tenía que llamar supuestamente por orden de Rubio a los que tenían el informe y no llamó a nadie, al parecer porque no sabía, como dijo al juez instructor, que Ferrer lo tenía, cuando declaró más tarde que sí lo sabía antes de dicha reunión, así que no lo llamó para tenderle una trampa. De hecho, fue allí donde se diseñó la estrategia para culparle".

Finalmente, resaltó el hecho de que fuese Ferrer quien aportase al juzgado el informe sobre la ex edil del PP. "Esto demuestra su inocencia, lo entregó cuando lo podría haber destruido", matizó, al tiempo que resaltó que tanto Agüera como el grupo municipal socialista no presentaron nada contra el acusado, "y agotaron todas las vías para que no se hiciese y acusar así al redactor del informe".