Publicado 04/09/2022 15:14

La paloma de Nicobar, el pariente más cercano del extinto dodo que alberga Bioparc Fuengirola (Málaga)

Paloma de Nicobar
Paloma de Nicobar - BIOPARC FUENGIROLA

FUENGIROLA (MÁLAGA), 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La interconexión de especies permite que animales extintos hace miles o millones de años, hoy día sigan conservando presencia genética en la fauna viva. Es el caso del conocido dodo (Raphus cucullatus), un ave no voladora endémica de las islas Mauricio extinta en el siglo XVII por la mano del hombre y que actualmente aún mantiene un pariente cercano con vida: la paloma de Nicobar.

Esta es la única especie superviviente del género Caloenus, tras extinguirse la paloma Kanaka originaria de Nueva Caledonia y Tonga, conocida solo por restos fósiles, y la paloma de Liverpool, reconocida como extinta por la UICN en 2008; y puede verse en Bioparc Fuengirola (Málaga).

La paloma Nicobar se reconoce como pariente del dodo, "un claro ejemplo de cómo la mano del hombre puede acabar con una especie. Los dodos no tenían enemigos en su isla y al no necesitar escapar de predador alguno perdieron la capacidad de volar. Al ser fáciles de cazar, los marineros de los siglos XV y XVII las utilizaron como alimento y los animales que llegaron a la isla en los barcos, acabaron con sus puestas y completaron la extinción de la especie", ha explicado el responsable de Zoología y coordinador de aves del centro, Antonio Garrucho.

A pesar del pequeño tamaño de sus parientes actuales, se considera al dodo como la paloma más grande identificada; podía alcanzar el metro de altura, mientras que la Nicobar ronda los cuarenta centímetros. Aunque significativamente más pequeña y claramente diferente en apariencia, la paloma de Nicobar albergada en Bioparc Fuengirola, cuenta con un colorido plumaje conformado por largas y extravagantes plumas que descienden desde el cuello, mezclando colores verdes, grises, azulados y naranjas, dependiendo del reflejo de la luz.

"El colorido cuello es un atractivo sexual y una forma de expulsar a otros machos de su territorio, a pesar de que es una especie gregaria. En el cortejo del macho a la hembra, el primero tiende a situarse en puntos donde el sol refleje en su plumaje para llamar la atención de esta", ha señalado Garrucho.

Generalmente tímida, tranquila y difícil de ver, el hábitat natural de la paloma de Nicobar son las islas de Nicobar, suroeste peninsular de Tailandia, Malasia, Vietnam, Filipinas y Salomón. Aunque no se encuentran en un estado avanzado de amenaza, su número en la naturaleza está disminuyendo porque, con frecuencia creciente, son capturadas para el comercio ilegal.

Su distribución también se está viendo afectada por la pérdida de hábitat. Las islas que habita están siendo despejadas para plantaciones y colonizadas por cerdos, ratas, gatos y otros depredadores.

Contador

Más información