Publicado 20/09/2018 14:46

Profesionales sanitarios de Málaga vuelven a concentrarse contra las agresiones

Concentración a las puertas de las Urgencias del Clínico
Sindicato Médico de Málaga

El SMM pide cámaras de seguridad y un circuito de información a pacientes en el Clínico tras la última agresión

MÁLAGA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

Profesionales sanitarios de distintas unidades y servicios, junto a la dirección del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, se han concentrado a mediodía de este jueves ante las puertas del centro sanitario para mostrar su repulsa por la última agresión sufrida por un médico en las urgencias el pasado martes y para reclamar tolerancia cero contra este tipo de actos.

El Sindicato Médico de Málaga (SMM) ha participado, junto a otros compañeros, en la concentración para rechazar la última agresión de un paciente a un profesional este pasado martes, por lo que ha pedido mejoras como cámaras de seguridad y un circuito informativo.

El presidente del SMM, Antonio Martín, ha estado presente en la protesta y ha explicado a Europa Press que el acto, que ha durado 15 minutos y se ha convocado junto con la dirección del centro, denuncia también "todas las agresiones que se están produciendo últimamente; en verano casi a la semana".

"No sé si se está tomando conciencia en algunos casos de denunciar, porque llevamos también muchos años de silencio y con falta de apoyo por parte de la Administración", ha lamentado.

Respecto al incidente del pasado martes ha afirmado que "las Urgencias no tienen los requisitos de seguridad suficientes para que no ocurran estas cosas y los protocolos que deben de funcionar no han funcionado".

"Por mucho que la consejera --Marina Álvarez-- presuma de medios de seguridad, unas Urgencias en este caso que ve unos 400-500 enfermos diarios y que no tenga cámaras de seguridad y que arquitectonicamente es un pasillo más del hospital donde todo el mundo pasa por allí, tanto personal como familiares, pues también produce que se cree allí una situación de estrés y que tienda a que se puedan producir estas cosas", ha precisado.

Por estos motivos ha reivindicado que se debe mejorar la seguridad del lugar con cámaras "que graben todos los incidentes, que se vea lo que está ocurriendo y quede constancia, que no sea la palabra de los profesionales".

De igual forma, ha abogado por instalar en el Clínico el servicio de información implantado en el Regional, que consiste en personal que desde hace meses se dedica a que pacientes y visitantes no se acumulen en las zonas de espera y que solo acompañe un familiar por enfermo.

"Sobre todo lo que hay que apoyar y facilitar es el tema de la información que se le da a los familiares y los parientes", ha aseverado, por lo que ha pedido crear un circuíto que aporte información y resuelva las dudas de los pacientes y sus acompañantes "con un personal que tenga ciertas flexiones" para dejar que los facultativos se ocupen de atender a los enfermos.

Por último, ha señalado que "hay una cosa muy curiosa en el programa de contrato de los hospitales: que valora la seguridad del paciente pero no la del profesional, y eso es una cosa también de la Consejería".

RECHAZO A LAS PALABRAS CONTRA SÁNCHEZ LUQUE

Asimismo, desde el SMM y la plataforma Basta Ya han criticado a los gestores del Servicio Andaluz de Salud y los responsables de la sanidad pública de la Junta de Andalucía por llamar en las últimas horas "mentirosos" a los responsables del Colegio Oficial de Médicos de Málaga, concretamente a su presidente Juan José Sánchez Luque, por pedir este miércoles medidas de mejora en la seguridad de los profesionales sanitarios.

Desde el SMM y Basta Ya se han sumado a las denuncias del Colegio de Médicos de gran falta vigilantes de seguridad en los centros de salud de la provincia, de cámaras de seguridad, arcos de seguridad --por lo que no hay ningún tipo de control de las entradas y salidas-- y que las sanciones por agredir a un médico siguen siendo leves.

Asimismo, han recordado que las agresiones se producen a menudo por usuarios que piden una atención más rápida, que no se les puede suministrar por falta de personal, si bien no justifican los ataques verbales y físicos, han remarcado.