Vecinos de Teba y Campillos continúan sus encierros para protestar por la no declaración de zona catastrófica

Vecinos encerrados en la iglesia de Teba por la no declaración zona catastrófica
AYTO DE TEBA
Actualizado 28/10/2018 11:42:58 CET

TEBA (MÁLAGA), 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Vecinos de los municipios malagueños de Teba y Campillos, que el pasado fin de semana sufrieron las consecuencias de las fuertes precipitaciones, han pasado su primera noche de encierro en el interior de la iglesia y del polideportivo, respectivamente, como medida de protesta por la decisión del Gobierno central de no declarar el pasado viernes la localidad como zona catastrófica, pese a los daños millonarios ocasionados.

En Campillos se celebró una asamblea pública en la tarde de este sábado a la que asistieron unas 1.500 personas y donde el alcalde, Francisco Guerrero, reiteró su "indignación por la postura asumida por el Gobierno central": "Es una vergüenza que dejen desamparado al pueblo de Campillos", ratificando la decisión de comenzar el encierro indefinido en el polideportivo, ubicado en una de las zonas más castigadas por las lluvias y donde han pasado su primera noche.

En Teba, sus vecinos y representantes políticos han pasado también su primera noche en la iglesia donde su alcalde, Cristóbal Corral, trasladó que no pueden esperar "seis días a que un gabinete decida", en referencia a la decisión del Ejecutivo central de adoptar una decisión en el Consejo de Ministros del próximo viernes.

Los técnicos municipales han valorado daños que superan los 15 millones de euros, "más de cuatro veces el presupuesto del Ayuntamiento". El regidor ha lamentado que ahora la ciudadanía es "una máquina electoral", lo que "no se puede permitir". "Como pueblo hemos respondido. Hemos estado solos batallando, quitando barro y prestando ayuda. Una semana después nos plantamos. Continuaremos trabajando pero queremos una respuesta", aseguró.

Corral indicó que la Junta de Andalucía y la Diputación de Málaga sí les han dado respuesta "más o menos". De hecho, el recién nombrado delegado del Gobierno andaluz en Málaga, Francisco Fernández España, telefoneó al regidor informándole de que este martes se aprobará un paquete de medidas extraordinarias con carácter inmediato.

"Es una llamada que agradezco porque la entiendo necesaria pero Teba no se desmovilizará hasta que el Gobierno del país se tome en serio lo sucedido", subrayó, añadiendo que esto es "un claro ejemplo de que la lucha, sí sirve y es necesaria cuando se lleva razón y en Teba es de justicia".

Este encierro, calificado como "una lucha colectiva", continuará hasta que el Gobierno central dé una respuesta ajustada a las necesidades de este municipio, al igual que ocurre en Campillos, donde la indignación de su ciudadanía es la nota predominante.

Por ejemplo, en Campillos, se han cifrado los daños en 40 millones de euros, una cantidad "inasumible para un pueblo pequeño", recordando que muchas familias de la localidad atraviesan una "delicada situación económica".

"Tenemos un pueblo colapsado, a comerciantes que necesitan abrir ya sus negocios, agricultores que necesitan ya acceder a su campos, ganaderos que necesitan ya invertir y comprar ganado para seguir subsistiendo. La economía de la localidad depende de eso y necesitamos que las administraciones, que son las que deben velar por los intereses de la ciudadanía, aporten dinero con urgencia", recalcó.

Por el momento, ambos consistorios han informado de que continuarán estos encierros de protesta y lucha por lo que que consideran "justo", después de los daños ocasionados por las fuertes precipitaciones.

Precisamente, los efectivos del Plan Infoca finalizaron las labores de ayuda en la localidad de Campillos, siendo despedidos por los vecinos con aplausos como agradecimiento a su trabajo de estos días, al igual que hicieron días atrás con los integrantes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazados al municipio.

Desde el Infoca, tras agradecer este gesto, han informado en su cuenta de Twitter de que este sábado finalizaron también su intervención en Benaoján y Jimera de Líbar, localidades también muy afectadas por las fuertes lluvias en la provincia de Málaga.

Este domingo, un total de 27 bomberos forestales y tres autobombas trabajan en las localidades malagueñas de Cortes de la Frontera, El Burgo y Jubrique para "rematar los trabajos" de limpieza.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial