Las obras del Ecomuseo del lince ibérico en Andújar comenzarán en las próximas semanas

Presentación del Ecomuseo del lince ibérico
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 10/07/2018 18:06:30 CET

ANDÚJAR (JAÉN), 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las obras del Ecomuseo del lince ibérico, en Andújar, comenzarán en las próximas semanas tal y como ha quedado de manifiesto en la presentación de este proyecto que saldrá adelante fruto de un protocolo de colaboración que la Junta de Andalucía suscribió en septiembre del año pasado con la Diputación Provincial de Jaén y el Ayuntamiento de Andújar.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, junto con el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, y el alcalde de Andújar, Francisco Huertas, han sido los encargados de presentar este proyecto de casi 319.000 euros y que será financiado por la Administración provincial en un 80 por ciento.

Fiscal ha recalcado el esfuerzo institucional por desarrollar mecanismos de cooperación entre distintas administraciones para sensibilizar a la población en torno a la necesidad de protección de este felino en peligro de extinción.

Ha subrayado que la nueva instalación, además de ser un nuevo instrumento de educación ambiental, dotará de un atractivo turístico al Parque Natural de la Sierra de Andújar y su entorno.

El equipamiento se construirá aprovechando las instalaciones de uso público Parque Medioambiental Cercado del Ciprés. Este complejo, de titularidad de la Consejería y que alberga la oficina del parque natural, cuenta ya con infraestructuras óptimas para adecuarlas al nuevo espacio, así como de las condiciones necesarias para crear un recinto-cercado.

Además, de facilitar las instalaciones y terrenos para realizar las obras de adecuación del edificio y la dotación del mismo con material interpretativo, la Consejería se encargará también de la entrega, manejo, gestión y cuidado sanitario de los dos linces ibéricos que podrán observarse, ejemplares excedentes de los programas de cría y reproducción en cautividad, que por alguna circunstancia no tengan posibilidades de ser liberados en el medio natural.

En este sentido, el consejero ha afirmado que "esto contribuirá también al buen funcionamiento de los centros de cría en cautividad al ofrecer una salida digna a animales que ya no se consideran aptos para reproducirse y que están ocupando espacio, en los centros de cría, necesario para otros ejemplares reproductores".

Francisco Reyes ha destacado que este centro de interpretación "vendrá a sumar a la oferta turística de Andújar, de su Parque Natural y de la provincia, con un recurso turístico singular y en esta línea venimos trabajando desde la Diputación de Jaén en los distintos parques naturales de la provincia".

Reyes ha puesto como ejemplos el barco solar del Tranco o los museos Zabaleta-Miguel Hernández y el de la Batalla de las Navas de Tolosa, "recursos turísticos que vienen a complementar y enriquecer el patrimonio natural de una provincia con la mayor superficie de espacios naturales protegidos de España". En el caso del Ecomuseo del lince ibérico, lo que se persigue es convertir a Andújar en referente para el estudio y la divulgación de todo lo relativo a un felino único".

Actualmente, los espacios protegidos de Andújar y Cardeña son las áreas con mayor población de lince ibérico. El último censo, de 2017, fija una población de lince en Sierra Morena de 363 ejemplares, siendo la cifra total en la Península Ibérica de 589 linces. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía lidera en estos momentos el programa europeo Life+ Iberlince, y entre sus objetivos fundamentales se encuentra el de involucrar y dinamizar a los sectores implicados de una u otra forma en el futuro de la especie.

José Fiscal ha recordado el papel de los parques naturales de las Sierras de Andújar y Cardeña, junto a Doñana, que desde el primer momento en que se decidió actuar para evitar la desaparición del lince ibérico, fueron puntos claves para el desarrollo de la estrategia y áreas reproductivas de máxima importancia.

"En esos años, la Sierra de Andújar atesoraba la máxima variabilidad genética de la especie, por lo que se pudieron capturar ejemplares para crear el programa de cría en cautividad, claves posteriormente para las liberaciones al medio natural", ha concluido.