Adif prevé tres meses para restablecer el tráfico entre Bobadilla-Algeciras y ofrece una alternativa para las mercancías

Daños en la línea Bobadilla y Campillos
ADIF/Archivo
Publicado 24/10/2018 14:50:24CET

Trabajan con el horizonte de recuperar la línea Córdoba-Málaga y que vuelva a estar operativa hacia el 31 de octubre

SEVILLA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Adif ha previsto una estimación inicial de tres meses para restablecer el tráfico de la línea Bobadilla-Algeciras tras las inundaciones del pasado fin de semana por el fenómeno de la gota fría y ha ofrecido a las empresas de transporte de mercancías por ferrocarril un trayecto alternativo con origen o destino el puerto de Algeciras (Cádiz).

En un comunicado, Adif ha informado de que ha ofrecido a estas empresas la posibilidad de establecer surcos especiales de trenes desde las terminales logísticas de Sevilla-La Negrilla y Córdoba-El Higuerón, como medio alternativo durante este periodo hasta que finalicen las labores de reconstrucción de los diversos tramos de la infraestructura que fueron arrasados por las riadas.

Asimismo, ha señalado que se ha dirigido a la Autoridad Portuaria de Algeciras-San Roque para informarle del estado de la infraestructura y de la evolución de los trabajos, así como de la estimación del restablecimiento para su propia gestión interna, ya que el ferrocarril representa el principal modo de transporte para movilizar los contenedores y cajas móviles tanto de llegada como de salida y la suspensión de los tráficos de trenes puede implicar la saturación de sus propias instalaciones.

ESTADO DE LAS LÍNEAS AFECTADAS

En concreto, la línea Bobadilla-Algeciras se ha visto especialmente afectada en el trayecto Bobadilla-Campillos-Almargen, en la provincia de Málaga, donde la acumulación de agua y las riadas han provocado "importantes desperfectos" y donde los equipos de mantenimiento de Adif están intensificando los trabajos para restablecer cuanto antes el servicio ferroviario.

Estos trabajos se han visto dificultados por el hecho de que los equipos se vieron obligados a realizar los reconocimientos previos a
pie, dada la imposibilidad de hacerlos por carreteras o caminos que se
encontraban igualmente "impracticables".

Dentro de la gravedad de los daños producidos, Adif ha destacado el detectado en el terraplén del punto kilómetro 3/100 por crecida y desbordamiento del Arroyo de las Tinajas. De hecho, una "gran avenida de agua" del Arroyo de las Tinajas destruyó el terraplén, produciéndose un colapso del mismo y dejando la vía completamente en banda (colgando sin apoyo alguno). Esta situación se une a una serie de desperfectos localizados entre el anterior punto kilométrico y el 27/020.

La reposición de toda la infraestructura afectada en diversos grados y destruida se estima pueda tardar unos tres meses. No obstante, sí se encuentra operativo el tramo entre Ronda y Algeciras para las relaciones de media distancia.

Por su parte, en la línea bifurcación de Utrera-Fuente de Piedra, que discurre entre las provincias de Sevilla y Málaga, se produjeron "daños de consideración" por la inundación y el arrastre de los materiales que componen la superestructura ferroviaria (carril-traviesa-balasto).

En este caso, los técnicos de Adif han detectado un primer tramo "muy afectado" en el trayecto entre las estaciones de Marchena y Osuna a lo largo de cinco kilómetros entre los puntos kilométricos 62/000 al 67/000. Dicho tramo ha podido quedar de nuevo operativo tras los trabajos desarrollados desde el pasado lunes hasta esta madrugada, con lo que es posible circular desde Sevilla hasta la estación de Osuna.

Según Adif, la mayor complicación está localizada en el punto kilométrico 82/300, donde han destcado los daños producidos en el
tramo metálico sobre el río Blanco en el término municipal de
Aguadulce, entre las estaciones de Osuna y Pedrera, por su "especial envergadura". De hecho, la crecida del río derribó este puente metálico quedando en el lecho del cauce, por lo que su reposición puede suponer unos tres meses de trabajo.

47 KILÓMETROS AFECTADOS

Los daños en la línea Córdoba-Málaga han sido "importantes" debido a la "gran longitud" del tramo afectado, que discurre desde Casariche, en la provincia de Sevilla (punto kilométrico 92/650) hasta la estación de El Chorro, en la provincia de Málaga (punto kilométrico 139/940) a lo largo de 47,29 kilómetros.

A los daños en "multitud de puntos" en la propia vía se unen las "graves inundaciones" de las estaciones de La Roda de Andalucía (Sevilla) y Bobadilla, en Antequera (Málaga). También destacan las inundaciones provocadas en los túneles 3, 4, 5 y 6 entre las estaciones de Gobantes y El Chorro (Málaga), así como la caída del muro de protección a la entrada del túnel 8.

A pesar de esta "importante" relación de desperfectos y puntos
kilométricos fuera de servicio, los técnicos de Adif están trabajando para recuperar toda esta infraestructura ferroviaria con el fin de que
vuelva a estar operativa hacia el 31 de octubre.