El alcalde de Linares (Jaén) da el paso previo en el juzgado para querellarse por injurias y calumnias

Fernández interponiendo la demanda de conciliación
J.PUERTA
Publicado 04/09/2018 18:54:06CET

LINARES (JAÉN), 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Linares (Jaén), Juan Fernández, ha dado el paso previo en los juzgados a la presentación de una querella criminal por injurias y calumnias contra el secretario general del PSOE de Jaén, Francisco Reyes; el secretario general del PSOE de Linares, Daniel Campos; y la concejala socialista en el Consistorio linarense y vicepresidenta primera de la Diputación de Jaén, Pilar Parra.

Fernández ha presentado este martes el escrito de conciliación previa por la vía civil. De no cumplir este requisito previo y de contar con el decreto de celebración del acto de conciliación, la futura querella del alcalde de Linares quedaría archivada.

Fuentes próximas al alcalde han confirmado a Europa Press que el objetivo de acudir a los tribunales es que se clarifiquen en sede judicial las acusaciones sobre las irregularidades económicas de las que se le han imputado desde la dirección local del PSOE y que ha supuesto su expulsión.

El alcalde se ha dirigido personalmente a los juzgados de Linares donde ha registrado un escrito a modo de demanda en el que se relatan los hechos objeto de la querella y en el que se solicita tanto a Reyes como a Campos y Parra que se retracten y pidan perdón.

Una vez admitida la demanda de conciliación se dará traslado de la misma y se convocará a las partes a una comparecencia en el Juzgado. Si no hay avenencia, el camino queda libre para la presentación de la querella por injurias y calumnias.

Ferraz determinó a principios de agosto su expulsión en el marco del expediente abierto en abril por la dirección local. Lo hizo tras considerar "probada la comisión de tres faltas muy graves", que el alcalde, por su parte, ha venido tachando de "absolutamente falsas", situando lo ocurrido en una estrategia para quitarlo "del medio", ya que "estorba" al criticar los incumplimientos de las administraciones con Linares, especialmente, de la Junta.

La resolución aludía a una "indisciplina reiterada en relación con las decisiones de las instancias competentes del partido", así como a haber rebasado "sobradamente los límites de la lealtad y de la responsabilidad para con el partido", al "menoscabar la imagen" de cargos públicos o instituciones.

En tercer lugar, señalaba "falta de probidad y de honradez" con una "irregular administración de los fondos del partido", ya que "desde 2013 se detraía 1.700 euros mensuales de una cuenta del partido sin que haya quedado justificado el destinatario, el destino ni la finalidad" y "sin ser contabilizados ni reflejados en la contabilidad de la agrupación".