Casado, ante el mutismo de Sánchez sobre dictadores iberoamericanos: "Muy duro con los muertos y cobarde con los vivos"

415192.1.644.368.20181117145946
Vídeo de la noticia
Publicado 17/11/2018 14:59:46CET

Pregunta al jefe del Ejecutivo "¿dónde está España a la hora de ir contra la dictadura de Maduro?"

CÓRDOBA, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Pablo Casado, ha acusado este sábado al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, que en la Cumbre Iberoamericana a la que acude estos días en Guatemala "no ha dicho nada sobre el dictador Maduro, ni Ortega, ni el sucesor de los Castro", por lo que el popular considera que "es muy duro con los muertos y muy cobarde con los vivos". "¡Qué vergüenza para España!", ha exclamado.

Durante un acto con apoderados del PP en Córdoba en el segundo día de campaña de las elecciones andaluzas, Casado ha apuntado que estas cumbres son "de los proyectos de política exterior más importantes que ha dado España en los últimos años y con el gran apoyo de los jefes de estado que ha habido en la Corona española y los presidentes del Gobierno sucesivos", con "un buen papel" de Felipe González, José María Aznar y Mariano Rajoy.

Sin embargo, ha lamentado el "pésimo" papel de José Luis Rodríguez Zapatero, "defendiendo a Ecuador y Bolivia", entre otros, y "qué mal papel hace Pedro Sánchez", sobre quien ha dicho que con el 'Brexit' y el efecto en Gibraltar "dice que a lo mejor no puede venir a la campaña andaluza un segundo día".

En cambio, ha advertido que "sí está en una cumbre iberoamericana con varios jefes de estado que le han pedido a España, a la madre patria como dicen ellos con cariño", aseverando que "los españoles no colonizaban, sino que lo que se hacía era tener una España más grande y después de las independencias ha seguido una relación excelente con las repúblicas iberoamericanas", pero ahora han pedido a Sánchez "acabar con la dictadura de Venezuela".

Al respecto, ha recordado que se fue a Chile y su presidente, Sebastián Piñera, "le pidió ir juntos en lo de Venezuela y que el Gobierno de España deje claro que es una dictadura", que "ha habido 12.000 detenciones arbitrarias", que "ha habido 6.000 asesinatos extrajudiciales", todo con cifras "documentadas".

En fin, le instó a respaldar que "hay que acabar con esta dictadura", después de unirse "Canadá, Francia y Alemania, pero ¿dónde está España a la hora de ir contra la dictadura de Maduro?, ¿por qué Sánchez en Guatemala no dice que queremos acabar con un sátrapa que machaca a su población matándola de hambre?", ha cuestionado insistentemente Casado.

No obstante, ha criticado que "a Sánchez le gusta más Zapatero, el amigo de Maduro, y no condenar las dictaduras". "¿Qué pinta Sánchez yendo a Cuba, no hay países para visitar?", se ha preguntado el popular, quien ha remarcado que el secretario general del PSOE "intenta eludir esta campaña de las andaluzas".

Asimismo, ha enfatizado que "se parece a Zapatero porque no quiere criticar a las dictaduras, porque presenta un presupuesto imposible y ruinoso, porque intenta rescribir nuestra historia", así como "porque está rompiendo la unidad de los españoles cediendo a los chantajistas independentistas y a los proetarras". "Es Zapatero 2", ha apostillado.

INTERVENIR CUENTAS DE LA GENERALITAT

En relación a esto último y los hechos cometidos en las últimas horas por Arran, la organización juvenil ligada a la Candidatura de Unidad Popular (CUP), Casado ha insistido en "ilegalizar" dicha organización y supervisar e intervenir las cuentas de la Generalitat para ver qué dinero reciben estas organizaciones, además de aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución Española.

Así, ha defendido que "no puede ser que un Gobierno de España en vez de dejar claro que no va a tolerar este tipo de comportamientos totalitarios, se calla, porque sabe (Pedro Sánchez) que la CUP sostiene al gobierno de Torra y sabe que Torra sostiene a su gobierno", de manera que ha avisado que "España no puede caer en la indignidad de que haya impunidad contra los que persiguen por las calles a los jueces e intentan marcar las casas, como hacían en los años 30 los totalitarios".

"No se puede aguantar más", ha afirmado el presidente de los populares, para remarcar que "el PP lo tiene claro, ni un duro a las organizaciones que ejercen la violencia y amedrentan a los demócratas".

Contador