Actualizado 03/05/2022 14:24

Descubren armas en un centro de producción de marihuana de La Malahá (Granada) con 433 plantas

Armas intervenidas junto a un centro de producción de marihuana en La Malahá (Granada).
Armas intervenidas junto a un centro de producción de marihuana en La Malahá (Granada). - GUARDIA CIVIL

GRANADA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil, en el marco de la operación Gonfer9, ha descubierto dos armas de fuego municionadas en un centro de producción de marihuana en La Malahá (Granada), además de una pistola de calibre 22 sin número de serie con cinco cartuchos en el cargador y una escopeta de caza con la culata y los cañones recortados que fue robada en el año 2012 en Salobreña.

Las 433 plantas estaban en avanzado estado de floración y los agentes han detenido a un joven de 19 años como presunto autor de un delito de tenencia ilícita de armas, de un delito contra la salud pública por cultivo y elaboración de droga y de un delito de defraudación de electricidad por estos hechos.

Los investigadores de la Guardia Civil de Las Gabias averiguaron que en una vivienda de la Malahá había un centro de producción marihuana y para corroborarlo solicitaron la colaboración de operarios de Endesa para realizar una medición y detectar un posible enganche ilegal a la red eléctrica, y certificaron su existencia.

Los agentes realizaron un registro en el domicilio del sospechoso y localizaron las 433 plantas de cannabis intervenidas entre el sótano y una de las habitaciones de la vivienda. La sorpresa de los agentes fue grande al localizar en el dormitorio del detenido una pistola y una escopeta de caza municionadas.

La escopeta había sido completamente modificada, le habían cortado la culata y los cañones y le habían acoplado un culatín desplegable y una empuñadura. Este arma, según consta en las bases de datos, fue robada en el año 2012 en Salobreña; mientras que la pistola carece de número de serie.

Ambas armas han sido enviadas al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para su análisis. El detenido, aunque no ha querido declarar de dónde proceden las armas, sí que manifestó a los investigadores que dormía junto a ellas porque tenía mucho miedo de que asaltasen su casa para robarle las plantas.

Esta actuación se incardina en la operación Miller, una operación que está desarrollando la Guardia Civil a nivel nacional contra el cultivo ilegal de marihuana.

Más información