Actualizado 25/06/2014 12:53 CET

Diputación empezará a reparar este verano los deslizamientos por lluvia en la carretera entre Torres y Albanchez

Presentación de proyecto de adecuación de la carretera entre Torres y Albanchez
EUROPA PRESS/DIPUTACIÓN DE JAÉN

JAÉN, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Jaén va a iniciar este verano una actuación en la carretera JA-3107, que une las localidades de Torres y Albanchez de Mágina, con la que pretende que para el mes de octubre estén reparados varios deslizamientos de calzada originados por las fuertes lluvias del año pasado.

Según ha informado la Diputación, la obra, para la que se está ultimando el proyecto, pretende "devolver la seguridad vial" a esta carretera y contará con una inversión de más de 440.000 euros de la institución provincial en los cuatro meses en los que se prevé que se prolongue.

El diputado provincial de Infraestructuras Municipales, José Castro, ha presentado este miércoles el proyecto junto con el alcalde de Torres, Diego Montesinos, y ha visitado los puntos de la vía en los que se intervendrá "con el claro objetivo de que la obra esté finalizada antes de la época de lluvias", dado que existen "riesgos" de que la carretera pueda quedar cortada por alguno de los tres puntos en los que se va a actuar.

Así lo ha señalado Castro, que ha destacado además que la JA-3107 es una vía de comunicación importante en la localidad de Torres, porque "da acceso a multitud de explotaciones agrarias, y a los hoteles" de la localidad, y, asimismo, conecta también con el propio municipio.

Desde la Diputación se señala que los desperfectos en esta carretera se suman a los "numerosos daños" en la red viaria titularidad de la institución provincial que provocó el temporal del año pasado, y en el caso concreto de esta vía se traducen en daños "de gran importancia" que dificultan el nivel de seguridad vial en al menos tres tramos del trazado.

Estos consisten, en su mayoría, en deslizamientos de parte del talud de terraplén que sustenta la calzada de la carretera, lo que a su vez ha producido "deformaciones importantes" en el firme que actualmente dificultan el tránsito rodado de vehículos.

Para solventar las deficiencias, las obras contenidas en el proyecto presentado consisten en la construcción de pantallas de micropilotes, la reconstrucción total de la calzada y arcenes en los tramos donde ha habido deslizamientos, así como la colocación de una barrera metálica de seguridad en el margen del deslizamiento.