Actualizado 26/08/2014 18:32 CET

Una familia denuncia a un párroco tras "negar la comunión" a su hija

SORIHUELA DE GUADALIMAR (JAÉN), 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Una familia de Sorihuela de Guadalimar (Jaén) ha denunciado ante la Guardia Civil al párroco de esta localidad después de "negar la comunión" a su hija de 16 años "porque no iba vestida adecuadamente"

   Así lo ha indicado a Europa Press la madre de la menor, Alfonsa Rubio, quien ha explicado que, como adelanta 'Diario Jaén' en su edición de este martes, los hechos ocurrieron el pasado 7 de agosto en la parroquia de Santa Águeda cuando la joven acudió, junto a sus padres, al funeral del abuelo de un amigo.

   "Fue a comulgar y se lo negó diciéndole que no iba vestida adecuadamente", ha afirmado la mujer, quien ha añadido que tras la misa se dirigió al sacerdote para afearle una actitud que "no es lógica ni normal" ya que, en todo caso, debería haber traslado su opinión "después y no ante una iglesia que estaba llena". Sin embargo, "insistió en defender su decisión por la ropa".

   En su opinión, sin embargo, la adolescente "iba bien vestida, con un vestido normal" con el que "no se faltaba al decoro", punto en el que ha considerado que el cura es "muy estricto" con este tipo de cuestiones y, de hecho, "ha colocado carteles sobre la indumentaria que no es oportuna para ir a la iglesia".

   Unos días más tarde, el 11 de agosto, decidió interponer una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Castellar por el "daño moral" causado, a su juicio, con esta "humillación pública a una menor". Al respecto, ha aludido a un parte médico que recoge que su hija "ha estado con ansiedad" y, además, "le daba vergüenza salir a la calle en un pueblo donde todos nos conocemos".

   Rubio ha apuntado que no ha hecho público antes lo ocurrido "porque esperaba que la Iglesia se pronunciara de alguna manera", dado que también se puso en contacto con miembros del Obispado, "tanto con el arcipreste de la zona como con el vicario general de la Diócesis", al considerar que "la eucaristía no se le puede negar a nadie, salvo que esté en pecado mortal".

   "No obstante, hasta ahora nadie se ha puesto en contacto conmigo", ha asegurado la madre de la menor, quien ha aseverado que está dispuesta a retirar la denuncia siempre y cuando el párroco "pida disculpas en el mismo lugar" donde se produjo el incidente.

Para leer más