Actualizado 21/03/2012 20:48 CET

El Gobierno defiende una PAC con "mucha flexibilidad" para "diferenciar entre cultivos y regiones productoras"

Arias Cañete Atienden A Los Medios Antes De Reunirse Con El Sector Oleícola.
EUROPA PRESS

JAÉN, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), Miguel Arias Cañete, se ha mostrado este miércoles en contra de una posible tasa plana en la futura Política Agraria Común (PAC), de modo que la postura del Gobierno de España en el marco de la reforma va a ser "defender que haya mucha flexibilidad" para poder "diferenciar entre cultivos y regiones productoras".

Así lo ha indicado en Jaén --principal productora mundial de aceite de oliva-- antes de participar en un encuentro con representantes del sector oleícola y a preguntas de los periodistas después de que la consejera del ramo en Andalucía, Clara Aguilera, advirtiese recientemente de que un reparto uniforme de ayudas supondría el recorte y el trasvase de fondos desde esta comunidad, y sobre todo del olivar, a otras.

Al respecto, Arias Cañete ha sido tajante al afirmar que no defiende eso y, al contrario, fue el Ejecutivo socialista el que en su día planteó en documentos la ayuda por hectárea que luego "tuvo que retirar", de modo que "primero actúa, después piensa y luego rectifica", frente a la manera de gobernar del PP: "pensar primero y actuar después".

En este sentido, ha explicado que cada cultivo tiene sus costes y, por ejemplo, no es lo mismo recolectar cereal que aceitunas, siendo consciente "de que este es un cultivo (olivar) que tiene unos costos de producción muy importantes que justifican ayudas diferenciales" y las "planas por hectárea no permite diferenciar" este elemento.

"Por eso, lo que va a defender el Gobierno español es que haya mucha flexibilidad en la PAC para que podamos diferenciar entre cultivos y regiones productoras, de manera que no podamos tener pérdidas de apoyo respecto de los niveles actuales", ha aseverado el ministro, quien ha añadido que "no va a ser una batalla fácil", pero "la va a dar" para modificar una norma cuyo punto de partida es "muy perjudicial".

PÉRDIDAS DEL 50% PARA EL OLIVAR

En el caso del olivar, ha expuesto números que lo dejan claro: la media actual de ayudas que recibe "traducida a una ayuda por hectárea teórica" sería del orden de los 500 euros por hectárea, mientras que la media nacional de ayuda por hectárea se sitúa en los 225 euros. "Si aplicáramos un sistema de tasa plana, el olivar perdería el 50 por ciento de sus ayudas actuales, cosa que el Gobierno no va a consentir", ha apostillado.

Para ello, el Ministerio trabaja para que la Comisión Europa la cambie "sustancialmente", entre otras cosas, en lo que al 'greening' --que tal como está la reforma actual sumaría el 30 por ciento del total-- se refiere, puesto que esas "acciones de reverdecimiento son imposibles de aplicar en el olivar porque es un cultivo leñoso y permanente que no permite rotación", cumpliendo su función medioambiental "por el mero hecho de ser cultivado".

Con este panorama, su objetivo es que el comisario Dacian Ciolos conozca por sí mismo el sector en una futura visita y "se dé cuenta de que propuestas que están redactadas a medida de la agricultura continental europea, si se aplican al olivar, no tienen ninguno sentido común", de modo que ha lanzado un "mensaje de tranquilidad".

POLÍTICA NACIONAL

Junto a ello, Arias Cañete ha destacado que no basta con una política europea, sino que también es necesaria una estatal y autonómica, en la que el área que dirige se va a implica, ya que "no se ha recuperado el Ministerio de Agricultura para cambiar el rótulo", sino para exista una "política agraria nacional que apoye a los sectores más competitivos de la agricultura de España, entre los que figura el olivar".

La mejor de la cadena agroalimentaria, para lograr su reequilibrio; la modificación de las OCM para que las interprofesionales tengan más poder y una extensión de norma a todos los socios para captar recursos o el cambio de la legislación de competencia europea para vertebración y autorregulación de la producción sin que pueda ser sancionado por las autoridades son algunas de las tareas a las que se ha referido, haciendo hincapié en la necesidad de la unión.

Para el ministro, no tiene sentido" que sentido que siendo España líder en la producción de aceite de oliva siga manteniendo un "problema de precio" ante el cual ha instado a concentrar la oferta frente a una gran distribución muy concentrada; mejorar las estructuras comerciales y a ser "más agresivos en la comercialización", especialmente, en el exterior.

ACCIONES CONJUNTAS EN EL EXTERIOR

En este punto, ha resaltado el potencial de un producto que consigue vender fuera del país cantidades impensables hace una década y ha animado a realizar acciones de promoción conjuntas. "No tiene sentido que cada autonomía haga promociones de exportación por separado. Tenemos que defender la marca España, aceite de calidad español y conquistar los mercados en un momento en que hay mercados emergentes que pueden ser un nicho de consumo muy importante para las producciones españolas", ha subrayado el titular del Magrama.

En cualquier caso y mientras se articulan estas medidas que apuntan a la que ha calificado como el fondo de la cuestión, su departamento sigue trabajando en otras "paliativas" como el almacenamiento, cuya activación consiguió el Gobierno "en su primer mes y medio". De este modo y ante las demandas del sector para que se aprueben cantidades suplementarias, ha expresado su confianza en que serán "capaces de convencer a la Comisión Europa de que son necesarias".