Jaén.- La familia de las fallecidas por un avión militar critican el "desamparo" de Defensa por la falta de ayudas

Actualizado 14/01/2007 11:59:52 CET

BAEZA (JAEN), 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La familia de la mujer de 30 años y su hija de ocho meses que fallecieron por el impacto de un avión militar en su vivienda de Baeza (Jaén), en septiembre de 2005, lamentó hoy el "desamparo" al que la tiene sometida el Ministerio de Defensa por la falta de ayudas.

En declaraciones a Europa Press, la abogada de la familia, Dolores Muñoz, explicó que hace unos tres meses, en concreto en octubre, presentaron su escrito de alegaciones al informe que había emitido Defensa y agregó que desde entonces no saben absolutamente nada al respecto.

Muñoz precisó que los trámites consisten en que una vez que se elevan las alegaciones el Ministerio debe emitir una resolución que trasladará a continuación al Consejo de Estado para que se pronuncie al respecto y libre, en consecuencia, las partidas económicas establecidas.

No obstante, esta abogada mostró la decepción de la familia porque ha transcurrido todo este tiempo y no saben "nada", mientras que el resto de personas afectadas por este accidente ya ha cobrado y ha podido comenzar las obras de restauración en sus casas. "Es el segundo invierno que pasan sin casa, viviendo en pisos de alquiler", apuntó.

Así las cosas, Muñoz aseguró que que sus clientes --tanto el viudo como su cuñado y familia-- "están fatal", más aun cuando "siendo los más perjudicados, son los peor tratados". "La situación es sangrante, porque esta familia no tiene nada", manifestó.

En definitiva, la abogada recordó que este siniestro tuvo lugar en el año 2005, periodo desde el que sus clientes no han recibido "nada", a pesar de que tienen que comenzar desde cero, según resaltó. "No está la valoración ni de los recuerdos, porque Loren --la mujer que falleció en el suceso-- había pintado muchos cuadros para esa casa", concluyó.

LOS HECHOS

Un avión militar CASA 101 se estrelló el 2 de septiembre de 2005 contra el tejado del número once de la calle San Ildefonso de Baeza, resultando muertos el piloto de la aeronave, el capitán Francisco José Cabezas, y una mujer de 30 años y su hija de ocho meses que se encontraban en el interior de la vivienda.

El entonces ministro de Defensa, José Bono, informó ese mismo día de que el piloto "estaba fuera del sector que se le asignó para entrenamiento" y que, por lo tanto, había llevado a cabo una actuación "contraria al reglamento".

Por su parte, la familia de las dos mujeres fallecidas, que presentó denuncia por los "daños personales y materiales", exigió que se identifique a "los responsables que han permitido, autorizado o tolerado que constantemente se sobrepasara el radio de acción del avión siniestrado".