A juicio este miércoles un acusado de maltratar y amenazar a su pareja y al hijo durante tres años

Publicado 25/02/2015 6:17:55CET

CÓRDOBA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo penal número 3 de Córdoba prevé celebrar este miércoles el juicio a un hombre, acusado de delitos de maltrato habitual y amenazas continuadas a su pareja y un hijo menor de ella, durante tres años de relación, en la capital cordobesa. El fiscal pide para él penas que suman cinco años de prisión y once años y seis meses de orden de alejamiento.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, el procesado ha mantenido una relación con la mujer y los hijos de ella, menores de edad, desde 2006 hasta 2010, si bien desde septiembre de 2007 y hasta que terminó la relación sentimental, el acusado "ejecutó de forma persistente y reiterada una serie de acciones dirigidas a humillar y envilecer" a la mujer y a un hijo de ésta.

En concreto, según el fiscal, "mostraba agresividad hacia los objetos de la casa"; dijo que iba a "meterle fuego a la casa"; supuestamente controlaba, insultaba y menospreciaba a la mujer; era "habitual que atentara contra la integridad física" de la afectada, a la que "en varias ocasiones ha empujado por las escaleras"; dos veces supuestamente la agarró del cuello, y en varias conversaciones le dijo que le iba a "quemar la casa o a mandar a alguien para que le partiera las piernas".

El procesado también dirigía a uno de los menores expresiones para "causar pánico en el niño, tales como que si contaba algo de lo que se estaba viviendo en su casa lo iba a meter en un centro de menores, donde no vería mas a sus padres ni hermana y su mamá iría a la cárcel", a lo que añade el fiscal que era "habitual que lo llamara psicópata y le propinara zarandeos".

Y en una ocasión, el acusado se encontraba en el domicilio familiar y en el curso de una discusión con el menor, "con ánimo de atentar contra la integridad física del menor, le cogió por la nuca, lo empujó poniendo el niño las manos sobre un mueble, sin llegar a causarle lesión alguna".