Actualizado 30/01/2015 09:37 CET

Morenés preside el funeral del cabo muerto en Líbano

Féretro con los restos del cabo Francisco Javier Soria
Foto: EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Defensa, Pedro Morenés, preside este viernes en la base militar de Cerro Muriano, en la sierra cordobesa, desde las 11,00 horas el funeral por la muerte del cabo Francisco Javier Soria Toledo, el pasado miércoles en Líbano, donde se encontraba desde noviembre en la misión de Naciones Unidas con la Brigada de Infantería Mecanizada 'Guzmán el Bueno' X de Cerro Muriano, a la que pertenecía.

   En concreto, estarán presentes los familiares del fallecido en acto de servicio y el ministro impondrá al cabo la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo. El titular de Defensa estará acompañado por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), almirante general Fernando García Sánchez, y por el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de Ejército Jaime Domínguez Buj.

   Además, se prevé que asistan otras autoridades regionales y provinciales, entre ellas la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto.

   Antes del funeral tendrá lugar una capilla ardiente privada en la citada base, todo ello después de que los restos mortales hayan sido trasladados desde el Instituto Anatómico Forense de Córdoba, donde le han practicado la autopsia en la tarde de este jueves.

   Al respecto, el ministro de Defensa ha presidido en la jornada de este jueves en el Aeropuerto de Córdoba el acto oficial de recepción de los restos mortales del cabo Francisco Javier Soria Toledo, junto a los familiares del mismo, entre los que se encontraba la esposa del militar fallecido en Líbano.

   La llegada del féretro con los restos mortales del cabo, a cuyos familiares ha manifestado sus condolencias el ministro de Defensa, se ha producido poco después de las 16,00 horas, cuando el helicóptero doble rotor procedente de la base de Morón de la Frontera (Sevilla) ha aterrizado en el aeródromo cordobés.

   En dicha areonave llegaba el ministro que ha acompañado al féretro desde la localidad sevillana, junto con dos compañeros del militar fallecido en la misión de Naciones Unidas en Líbano, al tiempo que eran escoltados por otro helicóptero.

   Antes, el ministro, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, y el comandante del Mando de Operaciones, almirante Teodoro López Calderón, han recibido los restos mortales del cabo a su llegada al mediodía de este jueves a la base aérea de Morón, donde se le han rendido los honores militares reglamentarios.

MUESTRAS DE CONDOLENCIAS

   Mientras, el acto en el aeropuerto de Córdoba, que se ha prolongado durante unos 20 minutos, ha comenzado con las muestras de condolencias que ha ofrecido el titular del departamento de Defensa a los familiares del fallecido bastante afectados, entre los que estaban su mujer, sus padres, su hermana, los suegros y una cuñada.

   Tras ello, efectivos de la Brigada de Infantería Mecanizada 'Guzmán el Bueno' X de Cerro Muriano han trasladado el ataúd desde el helicóptero al coche fúnebre, en un cortejo con acordes de la Unidad de Música del Cuartel General de la Fuerza Terrestre, con base en Sevilla, así como la Banda de Guerra de Cerro Muriano.

   Una vez que han colocado el féretro en el coche, la mujer del cabo, visiblemente apenada y que está embarazada, se ha desplazado al vehículo, acompañada por dos militares, y ha permanecido unos breves minutos junto a la caja con los restos de su esposo. Posteriormente, se ha dirigido a la zona de autoridades, con un espacio en el centro reservado para los familiares, que han estado sentados durante todo el acto.

DESPEDIDA EN LÍBANO

   Entretanto, en la mañana de este jueves en una emotiva ceremonia, el contingente español de la Brilib XXII ha despedido al cabo Francisco Javier Soria Toledo. Durante el acto de despedida, el féretro con los restos mortales del cabo se ha incorporado a la Formación a los acordes del Himno Nacional; a continuación el capellán del contingente ha rezado un responso ante el féretro.

   Tras el canto de 'La muerte no es el final', el féretro del cabo, quien falleció este miércoles en Líbano durante un ataque con granadas del Ejército israelí a milicianos de Hezbolá, fue trasladado en helicóptero hasta el aeropuerto de Beirut para su repatriación a España.

   El cabo Soria, de 36 años y natural de Málaga, ingresó en las Fuerzas Armadas en 2004 y pertenecía a la Brigada de Infantería Mecanizada 'Guzmán el Bueno' X de Cerro Muriano. Se encontraba en Líbano desde el pasado noviembre, aunque era la segunda vez que participaba en la citada misión de Naciones Unidas.

   Tras los actos en la base militar cordobesa, se prevé que el cuerpo sea incinerado en Málaga, su ciudad de origen, según ha indicado a Europa Press el subdelegado del Gobierno en la provincia malagueña, Jorge Hernández Mollar.

Para leer más