Publicado 11/02/2015 18:30:23 +01:00CET

La Policía auxilia a un varón de 66 años desmayado en la calle y a una mujer de 90 caída en su casa

CÓRDOBA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional en Córdoba han auxiliado a un varón, de 66 años de edad, que se había desmayado súbitamente cuando transitaba por las proximidades de la avenida de Ronda de los Tejares, al tiempo que en otro servicio han ayudado a una mujer, de 90 años, que se había caído en su domicilio.

Según informa la Policía, el primero de los hechos ocurrió a media mañana de este martes cuando los agentes que patrullaban la zona centro de paisano observaron como un varón se desplomaba y caía al suelo, mientras otro viandante intentaba sujetarlo.

Por tal motivo, se aproximaron de inmediato al lugar, identificándose como policías, momento en el que la persona del suelo comenzaba a convulsionar fuertemente, a la vez que "echaba espuma y sangre por la boca", por lo que los dos agentes colocaron al hombre en posición lateral de seguridad, a la vez que le abrían las vías respiratorias, para facilitarle la entrada de oxígeno, y le sujetaban fuertemente la cabeza y cuerpo, evitando que se autolesionara como consecuencia de las bruscas convulsiones que sufría, solicitando la presencia en el lugar de una ambulancia medicalizada.

Minutos después llegaron diversas dotaciones policiales que colaboraron con los agentes, así como personal sanitario, que atendió al hombre 'in situ', si bien este tuvo que ser trasladado al servicio de urgencias de un centro hospitalario donde aún permanece ingresado.

Respecto a la otra actuación policial llevada a cabo horas antes, a las 7,00 horas, los agentes de la Policía Nacional auxiliaron a una mujer, de 90 años de edad, que se había caído en su domicilio, todo ello gracias a una llamada en la Sala del 091 en la que se alertaba de que una persona estaba pidiendo auxilio en la calle Académico Meléndez.

Una vez en el lugar, accedieron al inmueble a través del balcón del piso contiguo y se encontraron a la mujer de avanzada edad en el suelo, ayudándola a incorporarse y solicitando igualmente la presencia en el lugar de facultativos sanitarios, ya que esta se quejaba de un fuerte dolor en la cadera. No obstante, su hija se personó de inmediato al contactar con ella los agentes para comunicarle lo ocurrido.

Para leer más