La primera planta de biocarburantes con orujillo del mundo se inaugurará el 23 de marzo

Actualizado 12/03/2011 11:52:46 CET

CÓRDOBA, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La primera planta de biocarburantes con orujillo del mundo, que promueve Cardiles Oil Company en Cañete de las Torres (Córdoba) y usa por vez primera la tecnología 'Kurata' para lograr biocombustibles de segunda generación al reciclar biomasa, se inaugurará el próximo 23 de marzo.

La Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía incentiva con 1,4 millones de euros la ejecución de la planta. Es pionera en el mundo respecto a un sistema que permite el procesamiento de prácticamente todos los residuos para obtener biocarburantes: diesel, gasolina y queroseno. Ha sido probado con éxito en Japón para el tratamiento de fuel pesado, plásticos y aceites minerales, pero no existe ninguna experiencia comercial con biomasa de este proceso a nivel mundial.

La nueva planta presenta una clara innovación respecto a la producción convencional de biocarburantes, ya que destaca por el mínimo consumo energético, el uso de materia prima autóctona (orujillo) y el no consumo de agua. La planta evitará la emisión a la atmósfera de 26.100 toneladas de CO2.

Se trata de una iniciativa pionera que colocará a Andalucía en una posición de liderazgo en cuanto a la capacidad y plazo de producción de biocarburante de segunda generación, ya que la planta es la única de este tipo en el ámbito nacional y producirá 10.000 toneladas al año de biocarburante.

Cardiles Oil Company ha invertido 14 millones de euros en la construcción de esta planta y comenzará procesando 40.000 toneladas de orujillo al año. La construcción de la planta supone la generación de aproximadamente diez puestos de trabajo y su funcionamiento continuo durante 7.500 horas al año empleará a 14 personas.

El acuerdo cerrado entre Cardiles Oil Company y el Grupo Santamaría garantiza el suministro de orujillo a lo largo de toda la vida de la planta, que servirá de escenario ideal para la investigación y perfeccionamiento del sistema Kurata en la valorización de residuos, en especial la biomasa.

A través de los resultados obtenidos en el funcionamiento de esta planta se pretende demostrar la eficiencia y ventajas de este sistema frente a otros, que ya se ha comprobado que son poco rentables por sus elevados costes. Desde un punto de vista económico, se obtiene un combustible rentable y ecológico, con un proceso limpio y cuidadoso con el medio ambiente, generando riqueza de un producto (residuos de la agricultura, ganadería e industria) que resulta contaminante y perjudicial para el medio ambiente.