PSOE exige la dimisión del alcalde del Algarinejo (PP), que irá a juicio por presunta revelación de secretos

Publicado 12/11/2018 14:47:19CET

GRANADA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha exigido este lunes la dimisión del alcalde de Algarinejo, Jorge Sánchez (PP), que el 21 de noviembre será juzgado junto a su teniente de alcalde por los presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos tras difundir supuestamente una carta remitida al representante de la oposición en el Ayuntamiento por el anterior regidor, el también 'popular' Óscar Fernández, que lo denunció por ello.

La Fiscalía pide el sobreseimiento de las actuaciones, mientras que la acusación particular solicita para ambos siete años y medio de prisión y once de inhabilitación especial para empleo o cargo público.

El secretario de Organización del PSOE, Álex Casares, ha recalcado que Sánchez forma parte de la candidatura del PP por Granada al Parlamento de Andalucía y ha preguntado al presidente provincial de los populares, Sebastián Pérez, si seguirá "trampeando para bajar una vez más el listón del código ético del PP".

El socialista ha criticado que el PP "mire para otro lado y no ataje sus escándalos judiciales" y que la dirección provincial le premie
"incluyéndolo en la candidatura al Parlamento andaluz, en lugar de pedirle responsabilidades".

Óscar Fernández, que fue alcalde con el PP, denunció al actual regidor y a su concejal por la difusión del contenido de una carta enviada por él, tras su dimisión en 2013, al portavoz municipal del PSOE. En 2015, el Juzgado de Loja no consideró que este documento contuviera información secreta, o que se hubiera cometido delito de tráfico de influencias según se desprendía de una grabación incorporada a la causa (en la que presuntamente el alcalde intenta extorsionar a un testigo para que declarara contra el denunciante).

Sin embargo, la Audiencia ordenó reabrir el caso en 2016. Los magistrados consideraron que la carta, en la que Fernández daba la noticia de su renuncia a su condición de alcalde, contenía además dos párrafos en las que hacía valoraciones personales de la labor del portavoz socialista, y, por tanto, de un partido diferente al suyo, extremos que, para el querellante, "debían de quedar en el ámbito reservado".