Actualizado 15/07/2020 9:41:39 +00:00 CET

Seis detenidos en Granada de un clan familiar dedicado al nacrotráfico y aflorados más de 1,2 millones de euros

Vehículo de la Policía Nacional
Vehículo de la Policía Nacional - POLICÍA NACIONAL/ARCHIVO

GRANADA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una operación conjunta de Policía Nacional y Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria ha permitido desarticular una organización criminal, compuesta en su mayoría por familiares de un mismo clan asentado en la ciudad de Granada, dedicado al tráfico de drogas y el blanqueo de capitales, y aflorar un patrimonio ilícito de más de 1,2 millones de euros.

La operación, denominada 'Krasty' y centrada en el blanqueo de capitales, ha tenido en parte su origen en la información recogida durante la operación 'Cake' que se desarrolló durante el mes de noviembre del año pasado y que se saldó con 18 registros y 14 detenciones, además de la incautación de varios centenares de plantas de marihuana y 20 kilos de cogollos. Otra serie de investigaciones, relativas al uso de vehículos de alta gama han sido determinantes en el desarrollo de esta operación contra el blanqueo de capitales.

Según informan la Agencia Tributaria y la Policía Nacional en un comunicado conjunto, toda la operación ha girado en torno a las actividades de un conocido miembro de un clan delincuencial de la zona norte de Granada, un varón de 30 años y nacionalidad española con numerosos antecedentes policiales. Junto a él han sido detenidas otras cinco personas, dos mujeres y tres varones de edades comprendidas entre los 27 y los 76 años, la mayoría de ellos también con antecedentes policiales, y que formarían parte de un clan familiar con estrechos vínculos, vecinos de la zona norte de Granada y de un pueblo del área metropolitana.

Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, junto con el Grupo de Delincuencia Económica y Fiscal con sede en Granada, han conseguido descubrir una serie de conductas tendentes a incorporar al tráfico legal
los bienes, dinero y otro tipo de ganancias en especie obtenidas, supuestamente, como consecuencia de las actividades delictivas llevadas a cabo. Estos capitales y bienes, una vez superados el proceso de 'lavado', estarían siendo disfrutados por los miembros del clan sin consecuencia legal alguna.

SIGNOS EXTERNOS DE RIQUEZA

La investigación se centró, por un lado, en determinar el modo de vida de este clan familiar y, por otro, en la existencia de una serie de bienes muebles e inmuebles que obraban en su poder y que poseían alto valor económico. De esta forma, se pudo determinar que el nivel de vida que exhibían no se correspondía en modo alguno al que deberían de tener en función de sus exiguos ingresos y a la inexistencia de una actividad laboral
declarada u otra fuente legal de ingresos.

Según la investigación, la diferencia entre el patrimonio que titulaban y los ingresos legales declarados han arrojado una diferencia de más de 1,2 millones de euros, obtenidos presuntamente como beneficio de su actividad delictiva, especialmente la vinculada al tráfico de drogas

La principal pareja investigada estaría utilizando dos vehículos de alta gama, cuya propiedad habría sido disimulada interponiendo como titular a una tercera persona. Los vehículos tienen una valoración conjunta de
unos 150.000 euros. Igualmente, se han descubierto tres bienes inmuebles ubicados en la provincia de Granada, cuyo valor de mercado se estima en unos 335.000 euros, para los que se ha solicitado una anotación con la prohibición de disposición de los mismos por parte de sus titulares.

Las investigaciones concluyeron el pasado mes de junio, pero la actividad investigadora en relación con este caso no se da por concluida y las averiguaciones siguen en marcha en el momento presente. Tras su detención, todos los implicados han sido puestos en libertad con cargos.

La operación 'Krasty' se suma a otra serie de operaciones llevadas a cabo sobre esta línea de trabajo como la denominada 'Ravit', llevada a cabo en septiembre del año pasado y que permitió bloquear más de 80 cuentas bancarias con un total cercano a 2,5 millones de euros, además de embargar preventivamente casi medio centenar de vehículos de media y alta gama y solicitar el bloqueo de cerca de 40 bienes inmuebles ubicados en las provincia de Granada, Málaga y Almería. En aquella operación se investigó a más de 20 personas físicas y jurídicas vinculadas presuntamente con el tráfico de estupefacientes.

Para leer más