Publicado 04/07/2022 16:00

UGT-A exige al Gobierno "garantías reales" y un "plan ambicioso" para asegurar el Derecho a la Vivienda

Valla ocupada por carteles que indican el estado de alquiler de varias vivendas
Valla ocupada por carteles que indican el estado de alquiler de varias vivendas - UGT ANDALUCÍA

SEVILLA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT Andalucía ha exigido este lunes "garantías reales" y un "plan ambicioso" al Gobierno central para "garantizar el derecho a una vivienda digna", al considerar que las últimas medidas extraordinarias aplicables a situaciones de vulnerabilidad económica y social publicadas por el Ejecutivo son "insuficientes para blindar la función social" de la vivienda.

Según ha informado en un comunicado este lunes, UGT Andalucía afirma "valorar positivamente" la prórroga de la suspensión de los desahucios y de los lanzamientos de hogares vulnerables sin alternativa, así como la prórroga en la compensación del arrendador, aunque considera que son "parches que no ofrecen una solución eficaz para detener la crisis habitacional que se da en España y más concretamente en Andalucía".

El motivo del rechazo parcial de UGT Andalucía a este paquete de medidas extraordinarias ha residido en la creencia de que estas son "insuficientes para blindar la función social que desempeña la vivienda", lo que supone "perder una oportunidad para garantizar, de forma permanente y estructural, el derecho a una vivienda digna, adecuada y asequible".

"Esto añadido a que la Ley de Vivienda Estatal se encuentra en fase de negociación de enmiendas, desde UGT demandamos que finalmente incorpore garantías reales para asegurar el Derecho a la Vivienda, como así venimos reclamando en todo momento", ha manifestado.

Por último, ante esta disparidad de pareceres, el sindicato andaluz ha considerado que el Gobierno debe crear un "plan ambicioso para consolidar un parque público de viviendas suficiente", y concluye con que se debe consolidar una "batería de políticas efectivas" para erradicar problemas como "el elevado número de desahucios, el sinhogarismo, la burbuja de precios de alquiler o la pobreza energética".

Más información