UGT-A fija entre los retos de 2020 para Andalucía una tasa de paro inferior al 15% y un plan especial de empleo

Publicado 14/01/2020 13:20:21CET
El secretario de Formación y Empleo de UGT Andalucía, Oskar Martín, y la secretaria de Políticas Sociales y Seguridad Social de UGT-A, Soledad Ruiz, en rueda de prensa.
El secretario de Formación y Empleo de UGT Andalucía, Oskar Martín, y la secretaria de Políticas Sociales y Seguridad Social de UGT-A, Soledad Ruiz, en rueda de prensa. - UGT ANDALUCÍA

SEVILLA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La reducción de la tasa de paro hasta valores inferiores al 15% y "retomar el desarrollo de un plan especial de empleo para Andalucía" figuran entre las principales reivindicaciones de UGT-A para este año 2020, que este martes han abordado en rueda de prensa su secretario de Formación y Empleo, Oskar Martín, y la secretaria de Políticas Sociales y Seguridad Social de UGT-A, Soledad Ruiz.

Ambos sindicalistas han presentado dos informes donde se han analizado por sectores los problemas que tiene Andalucía en la actualidad y las soluciones que propone UGT-A para combatirlos, según ha informado el sindicato en una nota.

Oskar Martín ha señalado que "Andalucía necesita convertir toda esta vorágine de cambios en una oportunidad histórica para cambiar nuestro modelo productivo, para dar a la industrialización de nuestra tierra la oportunidad que se merece y que siempre se le negó, para hacer de la innovación, la investigación, la formación y la cualificación de nuestros trabajadores y de la excelencia empresarial nuestra baza a jugar para lograr avanzar en términos de productividad, sobrevivir en la competitiva y globalizada economía mundial actual, y dotarnos de un modelo de desarrollo socioeconómico lo suficientemente estable como para hacer frente a posibles nuevas crisis cíclicas que puedan venir".

"El objetivo general no es otro que acercarnos a la tasa de paro que teníamos antes del estallido de la crisis", por lo que, según ha abundado Martín, "a finales de 2020 la misma debería ser ya inferior al 15%, lo que supondría un descenso de casi siete puntos sobre la actual tasa de paro".

UGT-A aboga por "promover un cambio de modelo productivo que prime la industrialización, la sostenibilidad de todas las actividades económicas y la inversión en innovación", y exige "derogar las dos últimas reformas laborales que han provocado la precarización de nuestro mercado laboral y el empobrecimiento de la clase trabajadora, y retomar el desarrollo de un Plan Especial de Empleo para Andalucía, de forma consensuada entre las distintas administraciones públicas y los agentes sociales más representativos", ha dicho.

Martín también ha apelado a "volver a poner en valor la negociación colectiva eliminando la primacía de los convenios de empresa y salvaguardando la vigencia de los convenios colectivos mediante la ultraactividad", así como ha llamado a "actuar contra la contratación precaria, persiguiendo y sancionando adecuadamente el uso fraudulento de las distintas modalidades contractuales e incluyendo en los convenios cláusulas que limiten el porcentaje de la plantilla contratado temporal y/o a tiempo parcial".

"Hay que incrementar las retribuciones salariales de los trabajadores mediante una Ley de Ingresos Mínimos, la elevación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a los 1.000 euros, el establecimiento de cláusulas de salario mínimo de 1.000 euros y de revisión salarial, junto con un incremento mensual medio de un mínimo del 3% en los convenios colectivos", ha continuado el representante de UGT-A, que también exige "la puesta en funcionamiento real de planes de igualdad en todas las empresas andaluzas y apostar por el contrato de relevo como fórmula de incorporación de nuestros jóvenes a las empresas".

El responsable regional de Empleo de UGT ha manifestado que "es fundamental incorporar nuevos servicios de asesoramiento personalizado en la búsqueda de empleo para el colectivo de desempleados de larga y muy larga duración a través del SAE", así como apuesta por "reformar el sistema y el modelo de Formación Profesional para el Empleo hasta hacerlo más accesible a los trabajadores y adecuado a las necesidades reales de las empresas; crear un Observatorio de Detección de Necesidades Formativas y aprobar una Ley de Formación Profesional".

Ha añadido que hay que "incrementar, de manera importante, la inspección laboral en materia de prevención de riesgos laborales y endurecimiento de las sanciones para las faltas más graves, aumentar la Oferta Pública de Empleo y ampliación de las plazas destinadas a la promoción interna, y reformar el Sistema Público de Prestaciones por Desempleo ampliando la cuantía de las prestaciones y su duración en el tiempo e incorporando una prestación andaluza complementaria que asegure un nivel de calidad digno para los desempleados con menores recursos económicos".

"DESAFÍOS SOCIALES"

Por su parte, Soledad Ruiz se ha centrado en los "desafíos sociales", al respecto de lo cual ha sostenido que "continúa el deterioro de los servicios públicos esenciales; especialmente, la sanidad, la educación y los servicios sociales, y dentro de este último principalmente la dependencia".

Ha advertido de que, "a la espera de las últimas estadísticas que cierren el año 2019, el informe de 2018 sobre la pobreza con fuente de Arope y de la Red de la Lucha contra la pobreza y la exclusión social en Andalucía nos recuerda que el 38,2% --3,2 millones-- de la población andaluza está en riesgo de pobreza o exclusión, 12,1 puntos por encima de la media estatal, siendo la tercera comunidad con mayor tasa de España.

La tasa de pobreza se sitúa en el 32%, y la tasa de pobreza severa es de 9,9%, 4,2 puntos más elevada que la media nacional y la más alta de todas las comunidades autónomas, según ha abundado la dirigente sindical, quien ha subrayado también que "el 8% de la población andaluza viven en condiciones de Privación Material Severa".

Ruiz ha señalado que "la demanda en los Servicios Sociales ha aumentando", y "los centros están colapsados, las listas de espera aumentan" y se da un incremento "considerable de la carga de trabajo de los profesionales y, por tanto, el trabajo de atención a la ciudadanía se despersonaliza".

"Ante estas situaciones, la Renta Mínima de Inclusión se presenta como una herramienta que puede paliar las situaciones de pobreza que sufre un sector importante de la población", según UGT-A, que al respecto advierte de que, "tras dos años desde su aprobación, la gestión y tramitación de la misma no ha sido lo suficientemente efectiva".

Por otro lado, la responsable de Políticas Sociales de UGT-A ha señalado que "las debilidades del sistema educativo --fracaso escolar, cualificación profesional deficiente, formación profesional insuficiente, oferta formativa inadecuada-- deben ser combatidas con medidas eficientes, medios, ofertas públicas de empleo y recursos".

En lo que se refiere al Sistema de Salud en Andalucía, ha indicado que "los sucesivos recortes han deteriorado gravemente el sistema público", y "el cambio en pocos meses de la Gerencia en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ante las continuas protestas de los profesionales no ha paliado la mala gestión en esta materia del Gobierno", de forma que el sindicato percibe un "aumento de la lista de espera y deterioro de la calidad en la atención por la sobrecarga actual de los profesionales".

La secretaria de Políticas Sociales y Seguridad Social de UGT-A ha advertido también de que "el derecho constitucional a una vivienda digna se ha convertido para algunos colectivos, después de la última crisis económica, en casi un sueño inalcanzable", así como que "la igualdad de género, se ha ido resquebrajando de manera lenta pero continua" por "unas políticas que han estado sujetas a la presión ejercida por la ultraderecha como socio parlamentario y que han llevado en sólo un año a una vuelta al papel que las mujeres tenían en la sociedad hace 60 años", según ha sentenciado Soledad Ruiz.

Contador

Para leer más