Publicado 25/06/2020 11:32:48 +02:00CET

La Universidad de Córdoba investiga cómo se relacionan las bacterias que producen oxígeno en el océano

Investigadores del proyecto 'Vesynech'
Investigadores del proyecto 'Vesynech' - UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

CÓRDOBA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Córdoba (UCO), a través del proyecto 'Vesynech', investiga cómo se relacionan las bacterias que producen oxígeno en el océano y por qué las cianobacterias marinas liberan pequeños compartimentos con nutrientes e información genética y cuáles son sus funciones.

Así lo ha indicado la institución universitaria en una nota en la que ha detallado que el concepto 'pulmón del planeta' siempre se ha asociado con la selva del Amazonas. Sin embargo, "hay otro, mucho más importante, que genera un 50 por ciento de todo el oxígeno del planeta", los océanos. En ellos, las cianobacterias generan grandes cantidades de oxígeno a través de la fotosíntesis.

La relevancia de estos organismos marinos se descubrió hace tan solo algunas décadas, por lo que aún queda mucho por investigar sobre ellas. En 2014, el equipo investigador de Steve Biller y Sallie Chisholm del Massachusetts Institute of Technology (MIT) descubrió que las cianobacterias marinas liberaban en el mar vesículas, pequeñas "bolsas", que contenían proteínas, lípidos y compuestos orgánicos, entre otros.

Aparentemente estas vesículas funcionaban como un sistema de comunicación entre bacterias. Actualmente, se está investigando cuáles son sus funciones, por qué y cómo son liberadas.

Con el objetivo de averiguar más sobre las vesículas que secretan las cianobacterias marinas, nace el proyecto 'Vesynech', liderado por el grupo de investigación de la UCO 'Adaptaciones al metabolismo del nitrógeno y el carbono en Prochlorococcus y Synechococcus', que cuenta con amplia experiencia en el estudio de estos microorganismos marinos.

La investigación, que será llevada a cabo por la investigadora María del Carmen Muñoz Marín y el investigador José Manuel García Fernández, se centra en la cianobacteria 'Synechococcus', una de las más abundantes del océano. Para el contaje y medida del tamaño de estas nanopartículas, cuentan también con la colaboración del profesor Francisco J. Romero Salguero del Instituto de Investigación en Química Fina y Nanoquímica (Iunam) de la Universidad de Córdoba.

Uno de los objetivos de 'Vesynech' es comprender el mecanismo por el que las cianobacterias marinas liberan estos pequeños "paquetes" de información genética y compuestos orgánicos. En los dos años que durará el proyecto, se estudiará si la secreción de estas vesículas se realiza de forma habitual o son motivadas como respuesta a diversos estímulos. Además, se trabajará para divulgar los resultados de la investigación a través de un blog en los que se cuente cada uno de los avances.

Al comienzo del proyecto, la investigadora María del Carmen Muñoz tuvo la oportunidad de visitar el MIT para trabajar en el laboratorio con el equipo que descubrió la existencia de estas vesículas en el océano. Allí conoció de primera mano las técnicas de extracción y el estudio de las vesículas de las cianobacterias marinas para aplicarlas al proyecto.

LUZ O ALIMENTO

"Una de las cosas que estamos investigando es si afecta la cantidad de luz o de alimento en la cantidad de vesículas liberadas", ha afirmado la investigadora María del Carmen Muñoz. En los laboratorios de la Universidad de Córdoba también poseen estirpes de cianobacterias marinas del Ártico, para investigar si el frío influye en este proceso.

Además, se han planteado varias funciones posibles para estas pequeñas vesículas, que se investigarán a lo largo del proyecto. "Estamos estudiando si podrían servir para transportar moléculas, como alimento para otras bacterias al contener materia orgánica o como protección ante virus marinos, entre otras funciones", ha desvelado la investigadora.

Las vesículas también contienen información genética de la cianobacteria que la secreta por lo que se piensa que podría ser también una forma para transferir genes de una bacteria a otra. Esto ayudaría a incrementar la diversidad microbiana en el océano y a fomentar la adaptación de estas cianobacterias a distintos entornos climáticos.

Las cianobacterias marinas son microorganismos muy abundantes en el océano y juegan un papel esencial en el medio ambiente al ser uno de los mayores generadores de oxígenos del planeta. Conocer más sobre este sistema de comunicación entre cianobacterias podría ser "muy importante para mejorar el entendimiento sobre el océano y sobre la posible transcendencia de las cianobacterias marinas en el contexto del cambio climático".

Contador

Para leer más

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista