El 23% de tratamientos iniciados por adicción en Andalucía se hacen en la provincia de Sevilla, con aumento de cocaína

Presidente de la Diputación presenta los datos del centro de drogodependencia
DIPUTACIÓN DE SEVILLA
Publicado 17/09/2018 15:11:46CET

SEVILLA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Red Provincial de Centros de Tratamiento de Drogodependencias, a través de sus 120 profesionales, ha atendido en 2017 a 13.186 personas y
ha realizado 4.497 inicios de tratamiento, lo que supone el 23 por ciento de los registrados en toda Andalucía.

Así se desprende de los datos presentados este lunes en el Centro Provincial de Drogodependencias, organismo dependiente del Área de Cohesión Social e Igualdad de la Diputación de Sevilla, un marco en el que se ha destacado además que el número de personas que solicitaron tratamiento por consumo de cocaína experimentó un notable incremento el año pasado.

Con estos informes, se extrae que la adicción que más inicios de tratamiento tuvo fue la cocaína, seguida del alcohol y la heroína. Los menores de 25 años supusieron el 13 por ciento de los inicios, con casi 581 casos, y sus principales consumos se centraron en el cannabis y la cocaína, seguidos del alcohol.

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, que ha estado presente en el acto, ha expresado que estos datos revelan que hay que seguir insistiendo en la prevención en los jóvenes, con especial atención a los menores de edad, "con drogas de iniciación como son el alcohol y el tabaco".

De las 13.186 personas atendidas, el 54 por ciento ya habían recibido en años anteriores tratamiento en los centros, mientras que el 46% acudían por primera vez.

Los municipios de más de 20.000 habitantes aportan a estos inicios de tratamiento casi el 70 por ciento, destacando por este orden Sevilla capital (26%), seguida por los municipios de Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra, Écija, Coria del Río, Los Palacios, La Rinconada y Utrera.

En 2017, el número de personas que solicitaron tratamiento por consumo de cocaína experimentó un notable incremento respecto a años anteriores, suponiendo el 33 por ciento del total de las demandas. Le siguen aquellos que inician tratamiento por consumo de alcohol, lo que supone el 25 por ciento de la demanda, y seguidos por los consumidores de opiáceos (heroína y rebujado) que representan el 23 por ciento. A mayor distancia se sitúan los consumidores de cannabis (11%) y de juego patológico (5%).

La Diputación ha concretado que como en años anteriores, la relación entre hombres y mujeres continúa siendo del 85 y 15 por ciento, respectivamente. En ellos destaca, en primer lugar, el consumo de cocaína, mientras que en el caso de las mujeres es el alcohol la sustancia que provoca la mayor demanda.

La edad media de estos usuarios es de 38 años los hombres y de 41 las mujeres. Los consumidores de más edad lo son, por este orden; los de alcohol (45 años) y los de opiáceos (43 años). Le siguen los de juego patológico, con 38 años, y los de cocaína, con 35. Los más jóvenes son los consumidores de cannabis con una media de 28 años. Los menores de 18 años representan el 2,7 por ciento de los inicios de tratamiento, siendo en su mayoría consumidores de cannabis.

Del total de pacientes atendidos en los centros de toda la provincia (13.186), el 38 por ciento reside en la capital y, por género, los hombres representan el 87 por ciento y las mujeres el 13 por ciento. En este caso, el orden se invierte en relación a las sustancias consumidas: el 42 por ciento son consumidores de opiáceos, el 25 por ciento lo son de cocaína y el 20 por ciento, de alcohol. Le siguen a gran distancia los consumidores de cannabis (8%) y de juego patológico (3%).

Los centros públicos atienden al 65,4 por ciento de estos usuarios, mientras que los centros concertados atienden al 23,4 por ciento. Los equipos de apoyo a instituciones penitenciarias que prestan sus servicios en las prisiones sevillanas atienen al 11,2 por ciento. Sevilla y las poblaciones superiores a 20 mil habitantes más cercanas a la capital registran el mayor número de usuarios. Representan el 69 por ciento de los pacientes atendidos.

La atención a estas personas supone un tratamiento integral desde su abordaje ambulatorio pero contando también con el uso de recursos y programas que dan respuesta a sus múltiples necesidades.

Así, un total de 62 personas ingresaron a lo largo de 2017 en las Unidades de Desintoxicación Hospitalaria, mientras que 389 lo hicieron en las Comunidades Terapéuticas, repartidas por Andalucía.

El organismo provincial ha apuntado además que 382 personas fueron atendidas en el Centro de Encuentro y Acogida, mientras que otras 400 lo fueron en Centros de Día de la Red Provincial. Otros recursos utilizados fueron las Viviendas de Apoyo al Tratamiento, en las que ingresaron 37 personas y las Viviendas de Apoyo a la Reinserción, con 46 personas.

Otras actuaciones en materia de atención, como el Programa de Mantenimiento con Metadona, continúa su paulatino descenso en consonancia con el descenso de demandas de tratamiento relacionadas con los opiáceos.

Programas como la Atención en Comisaría a detenidos y el Programa de Asesoramiento Jurídico, contribuyen a informar, orientar y asesorar a los usuarios con problemas legales. El primero atendió a 481 personas a lo largo de 2017 y el segundo a 206.

El Programa Red de Artesanos pretende facilitar la incorporación al mercado laboral de los pacientes, facilitando la formación. El pasado año experimentó un notable incremento ya que 79 personal lo iniciaron en 2017.

Por último, el programa de Intervención Psicoeducativa, iniciado en 2016, pretende atender a aquellas personas que se inician en las distintas adicciones intentando evitar que no lleguen a convertirse en auténticas dependencias a través de una atención temprana. En 2017 se atendieron a 76 personas, 47 de ellas menores de edad.