Actualizado 23/09/2015 15:55 CET

Siguen sin indemnización los afectados del ERE de 2013 de la base de Morón

Concentración en Morón.
PSOE

Nueva concentración a las puertas de la base en demanda de soluciones para la plantilla y los afectados de los ERE

SEVILLA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los 66 trabajadores despedidos mediante el expediente de regulación de empleo (ERE) consumado en 2013 por Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), anterior empresa gestora de los servicios de mantenimiento de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, no han cobrado aún sus indemnizaciones, casi cuatro meses después de que una sentencia del Tribunal Supremo (TS) pusiese fin al litigio derivado de sus despidos.

La entrada de la base aérea de Morón de la Frontera ha sido este miércoles el escenario de una concentración protagonizada por los trabajadores despedidos mediante los ERE promovidos en 2013 y 2014 por Vinnell-Brown & Root Spain, relevada después por la empresa Vectrus en el contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa (Usafe por sus siglas en inglés), para la conservación y mantenimiento de esta base aérea cuyo uso comparten España y Estados Unidos.

Y es que mientras los 66 trabajadores despedidos en el ERE de 2013 siguen sin cobrar sus indemnizaciones, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) tiene fijado para las 10,30 horas de este jueves el juicio correspondiente a la impugnación colectiva del expediente de regulación de empleo de 2014, saldado con 55 despidos. Sobre los afectados del ERE de 2013, por cierto, cabe señalar que no han cobrado aún sus indemnizaciones pese a que hace ya unos cuatro meses que el Tribunal Supremo, mediante una sentencia, rechazó anular el despido colectivo y avaló la resolución previa del TSJA que declaraba "no ajustado a derecho" el expediente de regulación de empleo, aspecto que elevaba al menos las indemnizaciones a percibir por los trabajadores.

EEUU "NO LIBERA EL DINERO"

"Estados Unidos no libera el dinero de las indemnizaciones", ha dicho a Europa Press Javier Domínguez (UGT), portavoz del comité de empresa de la base de Morón, quien explica que la representación de la plantilla ha reclamado una reunión con el Gobierno central para obtener información de por qué "no se pagan las indemnizaciones" pese al tiempo transcurrido desde el fin del litigio judicial con la citada sentencia del Supremo.

Además, los trabajadores quieren conocer de primera mano los efectos y consecuencias de la nueva enmienda al Convenio de Cooperación para la Defensa firmado entre España y Estados Unidos, mediante el cual esta base se convierte precisamente en sede permanente para las fuerzas estadounidenses de actuación en África. El protocolo de enmienda, recordémoslo, fue firmado el pasado 9 de junio en Washington (Estados Unidos).

Mediante esta enmienda al convenio de cooperación de 1988, el contingente estadounidense radicado en la base de Morón pasa de los aproximadamente 850 infantes de marina y 17 aeronaves que acoge actualmente la base mediante prórrogas anuales, a un despliegue permanente de 2.200 militares, 500 civiles y 21 aeronaves. Además, la enmienda aumenta hasta los 800 efectivos y 14 aeronaves el límite para despliegues temporales, de modo que la base sevillana podrá acoger hasta 3.000 militares estadounidenses en momentos puntuales.

Este notable incremento de la presencia militar estadounidense llega después de que entre 2010 y 2014, Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), como concesionaria del contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa para la gestión de los servicios civiles de la base de Morón, acometiese 240 despidos entre los trabajadores españoles del recinto militar. En concreto, VBR promovió tres expedientes de regulación de empleo (ERE) en 2010, 2013 y 2014, siendo finalmente relevada por la compañía Vectrus en la concesión del citado contrato.

REIVINDICACIONES

Dada esta situación, el comité de empresa de la base de Morón reclama que la transformación de la base en sede permanente de las fuerzas militares estadounidenses de intervención en África y la ampliación del contingente americano traigan consigo la readmisión de los trabajadores despedidos y la equiparación de las condiciones de la plantilla con las de los trabajadores de Rota (Cádiz) y del resto de bases estadounidenses en Europa, lo que implica su transformación en "personal laboral local".

José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa, manifestaba al respecto, en declaraciones a Europa Press, que no es justo que se permita que "vengan 2.200 militares estadounidenses y 500 civiles a convertir Morón en una colonia", sin obtener a cambio contraprestaciones en materia de empleo. "Parece que Obama ha encontrado trabajo en Morón para 3.000 conciudadanos suyos", ironizaba.

Para leer más