Publicado 05/10/2018 15:54CET

Los afectados de Sport Aljarafe celebran este sábado una manifestación por la situación de sus viviendas

Vivienda vandalizada en Sport Aljarafe
CEDIDA

El Ayuntamiento insiste en la expropiación pero las familias avisan de que las cuantías ofrecidas no llegan para amortizar las hipotecas

TOMARES (SEVILLA), 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los dueños de las once viviendas desalojadas en la urbanización Sport Aljarafe, ubicada sobre una ladera de Tomares (Sevilla) aquejada de deslizamientos de tierra, celebran este sábado una manifestación ante el "abandono" que sufren sus viviendas y el entorno de las mismas, a cuenta del cierre de toda la zona ante los riesgos asociados a los corrimientos de tierra.

La manifestación está convocada a las 13,00 horas desde la rotonda del polígono empresarial El Manchón, al pie del escarpe de Tomares donde se alzan las viviendas, hasta el Ayuntamiento de Tomares, al que este colectivo de vecinos reclama más limpieza y vigilancia en la zona de la urbanización acotada a cuenta de los deslizamientos detectados en la ladera.

Y mientras los dueños de las casas desalojadas reclaman más vigilancia ante los robos y "actos vandálicos" perpetrados en dos de las viviendas, así como más limpieza en la zona de la urbanización vallada por las autoridades, según indicaba a Europa Press uno de ellos, el Gobierno local del popular José Luis Sanz alega que esta urbanización "es la más vigilada y controlada del municipio, con al menos diez rondas al día", y los operarios de limpieza despejan la zona "siempre que lo permite el operativo especial de seguridad".

Del mismo modo, el Gobierno local del PP insiste en que la mejor solución al conflicto es acordar la expropiación de las casas, para que el problema quede exclusivamente en manos del Ayuntamiento.

Pero los afectados, que ya desecharon dicha opción en el pasado, avisan de que "con las cantidades ofrecidas" para la expropiación de las viviendas desalojadas muchos de ellos no podrían ni amortizar sus hipotecas.

"Nos quedaríamos sin casa y con deuda", exponen. Además, las familias desalojadas recuerdan que no han contado con ayudas públicas más allá de las recibidas durante varios meses de 2016, defendiendo que el colectivo no se mueve por motivos políticos y sólo reclama solucionar su situación, pues no tienen acceso a sus viviendas, se ven obligados a pagar los alquileres de sus hogares provisionales, carecen de ayudas municipales y se sienten "abandonados" mientras sus casas son "pasto de "robos y ocupaciones".

EL CASO DE SPORT ALJARAFE

Hablamos de la urbanización Sport Aljarafe, construida hace décadas sobre una ladera de Tomares y donde desde abril de 2016, un total de once viviendas han sido desalojadas como consecuencia de las deficiencias arquitectónicas que sufren. Dichos problemas arquitectónicos derivan, precisamente, de los corrimientos de tierra detectados en la ladera donde se asienta la urbanización.

Las medidas propuestas para corregir la situación de la ladera suponen un coste estimado de unos 5,7 millones de euros, toda vez que a finales de 2017, el Ayuntamiento de Tomares anunciaba que sus presupuestos de 2018 contarían con aproximadamente 400.000 euros para "cofinanciar" junto a otras administraciones la primera fase de los trabajos de estabilización del escarpe.

Esta primera fase de los trabajos, precedida de diversos estudios y trabajos técnicos destinados a avanzar en las soluciones a esta situación, está no obstante subordinada a los resultados del dictamen encargado al Instituto Geológico y Minero de España sobre la situación exacta de la ladera, al objeto de estabilizar la misma y permitir el regreso de estas personas a sus viviendas.

En ese sentido, el Ayuntamiento de Tomares ha defendido en no pocas ocasiones la necesidad de que otras administraciones colaboren en el proyecto de estabilización de la ladera, a cuenta de la inversión necesaria para eliminar los riesgos asociados a los deslizamientos de tierra.